Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Zero Incívics: "Ribó utilizó el Cabanyal para ganar las elecciones y ahora da la espalda al barrio"

La plataforma vecinal denuncia que el alcalde no ha querido reunirse con ellos "en estos 6 años de gobierno"

Protesta de Zero Incívics y otros colectivos vecinales contra el gobierno municipal, en octubre de 2019.

La asociación vecinal Zero Incívics lamenta que el alcalde, Joan Ribó, no haya querido reunirse con sus representantes en estos 6 años de gobierno para conocer la grave situación que se está viviendo en los entornos de la calle Pescadores,  Amparo Guillem, plaza del Rosario y de bloques portuarios, donde los problemas de convivencia van en aumento.

“Hace 6 años sabíamos que los problemas de convivencia en el Cabanyal-Canyamelar no se iban a solucionar en 2 días, pero en este tiempo no hemos visto ninguna medida por parte del Ayuntamiento en ese sentido. Hemos solicitado por varías vías reuniones con el alcalde, quien en campaña electoral afirmaba que el Cabanyal no sería un gueto, pero no hemos recibido respuesta”, aseguran los portavoces de la asociación, que critican que tampoco el concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento, Aaron Cano, ha mostrado interés ni se ha querido reunir con Zero Incívics. “Los problemas de convivencia se incrementan todos los veranos por falta de policía, es una situación que se conoce desde hace años y a la que el consistorio no pone remedio a pesar de las quejas. Hay muchos vecinos y vecinas de las zonas conflictivas que ya no pueden más y se están marchando”.  

Desde Zero Incívics denuncian que las mejoras urbanísticas que se han realizado en varias zonas del barrio no han ido acompañadas de un plan social y policial que ponga freno a los problemas de droga y delincuencia que van acompañados de actuaciones incívicas como las fiestas hasta la madrugada, los gritos y partidos de fútbol contra fachadas, la constante ocupación de la vía pública con basura, frigoríficos, sillones…, el mal uso y destrucción de los elementos públicos como los parques infantiles, fuentes, etc.  “A los servicios sociales en el barrio no se les ve, hay menores que faltan al colegio reiteradamente y que no reciben la atención adecuada, se ha rehabilitado un centro social que no se pone en marcha por falta de dotación, y las intervenciones urbanísticas se degradan, antes incluso de ser inauguradas, por el incivismo, al que no se pone coto de ninguna forma. A todo esto hay que añadir que la vivienda pública sigue inmovilizada y okupada, sin que el Ayuntamiento ni la Generalitat se pongan de acuerdo para sacarla al mercado. Hasta el momento ha sido la iniciativa privada la que ha apostado más fuerte por la rehabilitación de casas y edificios”.

Los miembros de la asociación reiteran su petición de mantener una reunión con el alcalde Ribó y poder abordar los problemas de convivencia que genera el incivismo, las amenazas y las agresiones que sufren los vecinos y vecinas que se atreven a denunciar, y que ahora mismo se encuentran desamparados por la falta de respuesta del equipo de gobierno municipal. 

“Da la impresión de que el Ayuntamiento de Valencia no funciona como un solo ente, sino como dos, en función del departamento al que nos dirijamos: policía, residuos, urbanismo o servicios sociales parecen departamentos estancos, sin comunicación alguna entre ellos, sin coordinación, y, en ocasiones, incluso enfrentados. Pero la regeneración del Cabanyal-Canyamelar, que tanto interesó en las elecciones de hace 6 años, necesita la actuación conjunta de varias delegaciones, por lo que insistimos a Alcaldía en que coordine un plan integral que permita al vecindario de este barrio vivir con la misma tranquilidad que en cualquier otro”. 

Compartir el artículo

stats