Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arqueólogos recuperan un "xiulet" del siglo XIV junto a la muralla islámica

En la excavación se han recuperado decenas de cajas con fragmentos y piezas de cerámica

Silbato con forma de pájaro del siglo XIV hallado en el Carmen

La excavación arqueológica de la muralla islámica de la plaza del Ángel que supervisa la sección de Arqueología (SIAM) del Ayuntamiento de València sigue proporcionando hallazgos. Los arqueólogos han recuperado ya decenas de cajas con fragmentos de cerámica, en algunos casos, piezas enteras, como un “xiulet” o silbato en forma de pájaro de barro cocido datado en el siglo XIV. Se trata de una pieza de apenas 8 centímetros de altura, hallada en un contexto de finales del siglo XIV, junto a una gran cantidad de arcaduces, cerámica común y loza azul. Este peculiar objeto apareció en un espacio que en su día estuvo ocupado por pequeños huertos urbanos situados intramuros después de la construcción de la nueva muralla iniciada a mediados del siglo XIV, apuntaron fuentes del SIAM.

La pieza recuperada evoca la antigua figura del “pardaler”, un personaje popular que vendía pájaros de barro por las calles y mercados de València.

La tradición de fabricar juguetes de barro se remonta a la antigüedad. El barro, dúctil y maleable cuando está fresco, duro al secar o cocer, debió servir como juguete desde la prehistoria, apuntan los responsables del SIAM. “Se han encontrado bellísimas figurillas de arcilla en las tumbas egipcias, y son bien conocidas las muñecas de este material con que jugaban las niñas romanas”, añaden.

En las alfarerías de al-Ándalus se fabricaban réplicas a escala reducida de cuencos, jarritas y cazuelas, seguramente juguetes usados por los niños a manera de ajuar, pero también caballos, ciervos y aves, muchas veces con orificios para introducir agua en su interior y verterla por la boca, o para servir de silbatos. Una tradición, esta, la de los silbatos con forma de animal, que se perpetuó en la Edad Media y ha llegado prácticamente hasta nuestros días.

Compartir el artículo

stats