Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre estival de los laboratorios retrasa el diagnóstico sobre los ángeles músicos

Los resultados de las pruebas determinarán si la humedad viene de fuera o está en el relleno

Los ángeles músicos renacentistas de Pagano y San Leocadio de la Seo de València. | M.A.MONTESINOS

El diagnóstico de los frescos de los ángeles músicos de la Catedral de València se retrasa por el parón estival y el cierre vacacional de los laboratorios. El equipo de expertos que trabaja en la restauración de los frescos obra de Pagano y San Leocadio del ábside de la catedral está dirigido por el arquitecto y restaurador Salvador Vila. Forman parte del mismo el profesor de Bellas Artes Javier Català; y Fernando García Diego, profesor de Física de la Universidad Politécnica. El arzobispado ha confiado la restauración de los ángeles, reclamo patrimonial de visitantes principal junto con el Santo Cáliz, al mismo equipo que participó en la restauración de las pinturas que se llevó a cabo entre 2004 y 2007, cuando se retiró la cúpula barroca que ocultaba los frescos, y se efectuó la posterior monitorización con sensores de las pinturas. Al equipo se han sumado además expertos de la Universidad del País Vasco, que aportarán experiencia en la recuperación de monumentos con problemas de humedad.

Ángeles músicos de la ermita de Santa Lucía de Alcossebre | LEVANTE-EMV

El restaurador de la Catedral apuntó el lunes que el equipo sigue a la espera de los resultados de las muestras remitidas al laboratorio. «Seguimos a la espera de que el laboratorio nos dé resultados para ir sacando conclusiones y, posteriormente, hacer un proyecto de restauración de todo el conjunto». Hasta que no se determine, en base al análisis de las sales,si el problema de humedad viene de fuera o está en el material de relleno de la bóveda «no podemos avanzar más», apuntó Vila. Las muestras tomadas en la Catedral fueron remitadas al laboratorio en julio. Los restauradores confían en tener los resultados en próximas semanas. El arzobispado maneja un plazo de entre cuatro y seis meses para la reparación de la bóveda, ahora oculta por el aparatoso andamio «flotante» que se instaló a principios de verano para que los restauradores pudieran acceder a las pinturas y tomar muestras.

Vila apuntó que durante la toma de muestras se comprobó que las pinturas estaban más deterioradas de lo esperado aunque hayan pasado ya 16 años desde la anterior restauración.

La colocación de la plataforma, de unos 150 metros cuadrados e instalada a 12 metros de altura, necesitó del montaje de unos andamios interiores que posteriormente fueron retirados para no interrumpir la liturgia.

La restauración de los ángeles músicos coincide con la reurbanización de la plaza de la Reina, cerrada en gran parte al tránsito desde hace cinco meses, y cuyas obras se han ralentizado por la necesidad de modificar el proyecto tras la aparición de valioso restos arqueológicos y de los mayores daños estructurales detectados en el aparcamiento subterráneo

Compartir el artículo

stats