Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multas de hasta 3.000 euros por vejar a los más vulnerables

La nueva ordenanza de convivencia endurece las sanciones por insultos o conductas que no tienen la tipificación de delito

El concejal de Protección Ciudadana Aarón Cano ha anunciado que el borrador de la nueva ordenanza de convivencia ciudadana persigue no solo «prevenir y actuar frente a situaciones que suponen una discriminación por motivos xenófobos, racistas, sexistas, homófobos o de cualquier otra índole, sino que da un paso más allá para reconocer y sancionar otra serie de conductas que no caben en una sociedad pacífica como es el acoso en la calle». Especialmente si se realizan «entre menores o se llevan a cabo sobre personas con discapacidad», dice el regidor.

El borrador establece sanciones de hasta 3.000 euros para «todas aquellas conductas contra la dignidad de las personas que se dirijan a los más vulnerables o que requieran especial protección, tales como mayores y menores, con discapacidades o sin hogar, entre otras, siempre que las mismas no sean constitutivas de infracción penal». Cano explica que numerosas agresiones «no se denuncian porque al no ser constitutivas de delito el juez no las va a atender». «Con esta ordenanza –ha añadido- vamos a crear esa estructura para imponer sanciones muy duras y va a perseguir cualquier agresión».

El texto establece que serán especialmente perseguidas «las agresiones ejecutadas por grupos de personas que actúen en el espacio urbano, principalmente si se emplean medios de grabación con el objeto de ser difundidas».

También se sancionará el silencio y la ausencia de denuncia por parte de los organizadores y promotores de cualquier acto público cultural, festivo o social.

Compartir el artículo

stats