La estación de autobuses de València, que cumplirá 52 años el próximo mes de febrero, recibirá el ansiado y esperado «lavado de cara», tras medio siglo en funcionamiento y que se demora desde hace, como mínimo, dos décadas. El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, anunció ayer una inversión inmediata de 640.000 euros de la Generalitat para «mejorar las condiciones de seguridad y habitabilidad de la Estación de Autobuses de València». El anuncio lo hizo tras reunirse ayer con los concesionarios de la terminal que languidece desde hace años sin que se haya puesto remedio. Hasta ahora.

Una demora que admitió ayer el conseller. «Hace más de 20 años que la Estación de Autobuses de València necesita reinventarse y mejorar sus servicios y, ahora la Generalitat ha impulsado estas obras imprescindibles que comenzarán en primavera y terminarán antes de final de año».

La actuación inmediata será una intervención de urgencia que atienda las necesidades más perentorias. Reparar goteras, reformar los baños, darle una mano de pintura, cambiar la iluminación para incrementarla y que sea más sostenible, según informan fuentes de la Conselleria de Política Territorial. «Se realizarán las obras pertinentes para mejorar la iluminación, los accesos, la limpieza, el techado... Se va a efectuar una actuación integral en todos los elementos necesarios para convertir la estación en un lugar habitable, adecuado y amable», apunta ayer el conseller Arcadi España.

Una actuación de la que destacaba su importancia porque «esta estación es la puerta de entrada de muchas personas que vienen y se van de València y tiene que estar a la altura de la ciudad». El conseller Arcadi España también defendió que en la actuación «hay que mejorar también la movilidad, esa movilidad sostenible por la que todos apostamos y que necesita de estaciones accesibles, fáciles y habitables». La Conselleria de Movilidad va a estudiar la intermodalidad con las bicicletas para garantizar un uso seguro, según confirmaron a Levante-EMV.

Por último, el conseller indicó que se trata de «una actuación rápida porque la estación necesita adaptarse y mejorar las condiciones actuales que no son las adecuadas, luego, en una segunda fase, está prevista una actuación más estructural e integral para la que se convocará un concurso de ideas».