Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inseguridad en Orriols obliga a crear un grupo especial de policías

El despliegue entrará en funcionamiento durante los próximos días y su duración será indeterminada hasta que se resuelvan los conflictos

Manifestación de los vecinos y vecinas del barrio de Orriols. | LEVANTE-EMV

La Policía Local de València y Nacional crearán un grupo específico en el barrio de Orriols para abordar los problemas de convivencia y seguridad en la zona. El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, quien se reunió ayer con la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, señaló que «su puesta en funcionamiento es inminente».

Reunión entre Calero y Cano en la mañana de ayer. | LEVANTE-EMV

Calero destacó que es imprescindible la coordinación entre ambos cuerpos de seguridad porque «cuanta más haya, más territorio se abarca y, además, tenemos que transmitir a la ciudadanía una mayor percepción de seguridad en esta zona del barrio y restaurar la convivencia». En este sentido, fuentes de la delegación del Gobierno han señalado que el objetivo es «reforzar la seguridad en la zona más conflictiva» y han asegurado que «se pondrá en funcionamiento durante los próximos días y su duración es indeterminada, ya que es necesario resolver los conflictos».

El consistorio, además, pretende fomentar alianzas con otras instituciones y entidades del barrio porque, en palabras de Cano, «el problema no es exclusivamente policial, pero su presencia es imprescindible para recuperar la convivencia» y, por lo tanto, «es fundamental que toda la ciudad tenga los mismos niveles».

Los vecinos de este barrio han señalado a Levante-EMV que «valoramos positivamente la reunión, ya que eso quiere decir que reconocen que existe un problema», pero añaden que «necesitamos medidas urgentes que perduren en el tiempo porque todo esto suena bien pero hay que concretar cada aspecto».

No obstante, reconocen que han convocado una manifestación el próximo 22 de septiembre porque «queremos resultados palpables». «Hay que terminar con la okupación y la delincuencia para poner fin a los problemas de convivencia», señalan.

Reclaman una comisaría

En este sentido, los vecinos presentaron el pasado lunes ante el alcalde de València, Joan Ribó, un plan integral con una serie de exigencias y reivindicaciones. Entre las demandas vecinales, se encuentran intervenciones en materia de seguridad como la creación de una comisaría, que «permita al vecindario sentirse seguro en el barrio e implementar medidas preventivas».

Además, reclaman intervenciones sociales para acabar con la emergencia de sanidad y salubridad pública con origen en propiedades privadas, mayor control por parte de los servicios sociales y actuaciones contra la explotación y utilización de menores para cometer actos delictivos o facilitar el acceso a la vivienda joven, que no exclusivamente vivienda social. Por último, han demandado una serie de medidas en cuanto a prosperidad y bienestar del barrio como la renovación urbanística o la creación de una mesa interdepartamental entre diversas concejalías o mayor inversión en los centros.

Compartir el artículo

stats