Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

La nueva ordenanza puede sancionar hasta con 750 euros hacer botellón sin beber alcohol

El texto incluye también multas de hasta 3.000 euros por acoso callejero a las mujeres

Dos agentes patrullan València, dentro de un operativo para prevenir botellones.

La nueva Ordenanza de Convivencia, que se aplicará en los próximos meses, prevé la posibilidad de sancionar a personas que estén en la calle, consumiendo refrescos y sin ingerir ni una gota de alcohol, por la vía de que los infractores estén molestando a los vecinos en una reunión ilegal de varios participantes, por sus gritos y por el ruido que puedan generar. Por tanto, se puede multar con hasta 750 euros a cada uno de los integrantes de un grupo de jóvenes que estén bebiendo Fanta o Coca-Cola en un parque, pero que están generando ruido y molestias a los residentes de la zona. Este es uno de los elementos que se ha incluido en la nueva Ordenanza de Convivencia, cuyas líneas maestras ha anunciado el concejal de Protección Ciudadana Aarón Cano. Según el regidor, esta herramienta legal incluye en su Capítulo VI una serie de preceptos que buscan prevenir, reducir y atajar el botellón en la ciudad. Tal como explicó Cano, la vía elegida para combatir el botellón, desde el punto de vista administrativo y legal, pasa por sancionar las molestias que supone el botellón para "la convivencia" de los ciudadanos. Como relató Cano se ha considerado más adecuado esta forma de abordar este problema, entre los servicios municipales consultados, y con el objetivo de que las multas que se puedan imponer, sean efectivas realmente, teniendo en cuenta que el consumo ilegal de alcohol ya se sanciona y se prohíbe mediante la Ley Autonómica. Para el regidor esta nueva ordenanza, será "una herramienta adecuada para sancionar las grandes concentraciones del botellón". En ese sentido, se "sancionará por molestias a la convivencia y por irrumpir en el descanso" de los otros ciudadanos.

En general, Cano avanzó que la nueva Ordenanza de Convivencia incluye la creación de la Mesa de Convivencia y Civismo, en la que estarán presentes los colectivos vecinales y cívicos, y recalcó que el nuevo texto legal surge como primer objetivo para dar respuesta a "hechos predelictivos", prevenir pero también sancionar "la antesala del delito", especificó.

En ese sentido, se priman las sanciones o multas a personas que ataquen o vejen a los colectivos más vulnerables. Por eso, el Capítulo V prevé multas de hasta 3.000 euros por el acoso callejero a las mujeres, acoso de tipo sexual, que cuando se consideren faltas muy graves, se podrán sancionar con multas que van de 750 hasta 3.000 euros.

Compartir el artículo

stats