Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desalojan a tres familias de un edificio de la calle Manuel Arnau

Los vecinos denuncian que no se les ha ofrecido ninguna alternativa habitacional

Dos policías frente al edificio de la calle Manuel Arnau, que fue desalojado ayer. | M.A.MONTESINOS

72 horas. Ese es el tiempo que desde el Ayuntamiento de València les dieron a tres familias que vivían en un edificio situado en la calle Manuel Arnau, en el barrio de la Creu Coberta, para abandonar sus viviendas. En total, ocho personas tuvieron que dejar ayer este inmueble tras recibir una notificación por parte del consistorio, en la que se señalaba que la vivienda se encontraba en peligro por ruina inminente.

Tania, una de las vecinas afectadas que tuvo que abandonar su casa ayer, señalaba a Levante-EMV que la Policía Local y Nacional llegó al edificio ayer a las seis de la mañana para desalojarlo. «Han cortado el acceso a la calle y han accedido a las viviendas por el patio», explicaba esta afectada, quien añadía que «ya llevaban varios días custodiando la zona con varios coches policiales patrullando y habían colocado vallas en la puerta del inmueble». Tras el desalojo, al cual acudió el sindicato de barrio «Construyendo Malilla», tapiaron el acceso a la vivienda para que los afectados no pudieran acceder. Esta vecina exponía: «nos hemos sentido coaccionados e intimidados por los cuerpos y fuerzas de seguridad»,pero denunciaba que «seguiremos luchando para encontrar respuesta».

Sin alternativa habitacional

Stefan, otro de los vecinos afectados, vivía en el inmueble junto a su pareja y dos menores. Relataba que desde el ayuntamiento «no nos han ofrecido ninguna alternativa habitacional, por lo que tendremos que dormir en el coche». «No quiero que mis hijos sufran, no sé qué va a pasar», añadía. Stefan reconocía: «nos hemos sentido engañados por la administración, ya que no nos ha ayudado».

«Es una vergüenza porque ya hemos demostrado en varias ocasiones que no podemos acceder a ningún alquiler porque no nos lo podemos permitir y, además, nos piden que presentemos un contrato de trabajo, por lo que necesitamos alguna solución», reclamaba.

«No tenemos nada, no podemos quedarnos en la calle, todas nuestras pertenencias se han quedado en el edificio, ya que solo hemos podido coger la ropa», denunciaba Stefan.

Ante esta situación, Tania reconocía que iba a dormir en casa de su madre durante los próximos días y «les hemos ofrecido a Stefan y a su familia que se queden también pero es una alternativa temporal».

A uno de los afectados le ofrecieron dormir en un albergue social. Sin embargo, explicaba a este diario: «me llevaron al albergue con mis pertenencias y allí me dijeron que no tenían espacio, por lo que me tuve que volver a la calle Manuel Arnau sin mis cosas, ya que además estoy malo de una pierna».

Desde la plataforma «Construyendo Malilla» recalcaron que «no se les ha ofrecido ninguna alternativa, por lo que se han quedado desamparados».

Varios vecinos del edificio contiguo en la calle Manuel Arnau ya fueron desalojados hace un mes tras recibir una notificación en la que se ponía de manifiesto que la vivienda se encontraba «en peligro de ruina inminente».

Compartir el artículo

stats