Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat optará a la compra del Metropol

Los ciudadanos exigen la adquisición y rehabilitación del cine, con 4,2 millones; y la restauración de la Ceramo, en los presupuestos participativos

Fachada principal del cine Metropol, en la calle Hernán Cortés. | F.BUSTAMANTE

Última oportunidad para salvar del derribo el histórico cine Metropol (1932), obra de Javier Goerlich de estilo racionalista y art deco. La Generalitat destinará 4,2 millones de euros a la adquisión y rehabilitación del antiguo cine Metropol de València después de que la propuesta presentada por el colectivo Salvem el Metropol haya pasado el filtro de los primeros presupuestos participativos de la Conselleria de Participación, que la ha considerado «viable». La compra del cine, ubicado en la calle Hernán Cortés, en l’Eixample, una de las zonas más caras de la ciudad, podría no ser tan fácil puesto que la empresa actualmente propietaria tiene previsto el derribo del edificio, cuya licencia parece inminente, para la construcción de un hotel. A pesar de las recomendaciones de varios organismos e instituciones para la conservación al menos de la fachada del inmueble, la decisión final de mantenerla queda a expensas del propietario, al carecer el cine, una del pocas salas que se ha mantenido de la época en la que València fue capital de la II República, de protección.

La Generalitat optará a la compra del Metropol

El informe de viabilidad de la propuesta de Salvem el Metropol, que planteó la compra, por un lado, y la rehabilitación del cine, por otro, asegura que el proyecto cumple con los requisitos y plazos establecidos en los presupuestos participativos de la administración autonómica, que tendrá que incluir y llevar a cabo las propuestas seleccionadas en los ejercicios presupuestarios de 2023 y 2024.

La Generalitat optará a la compra del Metropol

Teniendo en cuenta los plazos de ejecución limitados del presupuesto participativo, la conselleria plantea la reformulación de la propuesta y propone la «eventual» adquisición del edificio y la posterior licitación de un plan director que incluirá un diagnósitco del estado de conservación actual del cine, así como un estudio para la adecuación a nuevos usos y otro de las intervenciones urgentes a acometer. Todo condicionado , aclara, la conselleria «condicionada a que se produzca la efectiva venta del inmueble»

Entre los presupuestos participativos de la Generalitat también se ha colado la rehabilitación de la fábrica de la Ceramo, una de las joyas patrimoniales de Benicalap declarada Bien de Relevancia Local en 2015 y propiedad del ayuntamiento. La Generalitat asumirá la recuperación de este edificio cuya fachada de estilo neomudéjar sobresale en el número 142 de la avenida Burjassot. La propuesta vecinal plantea la recuperación del edificio para destinarlo a centro cultural.

La conselleria apunta en el informe de vialidad que la restauración de la fábrica de tejas y mayólicas, en cuyos hornos se fabricaron las piezas cerámicas que decoran edificios emblemáticos como la Estación del Norte y el Mercado Central, que el proyecto de restauración está en fase de contratación en el Ayuntamiento de València y plantea la implicación de la Conselleria de Cultura en el proyecto «asumiendo el coste de la ejecución de las obras que sean asumibles» en la primera fase de intervención, esto es, la licitación, ejecución y dirección de las obras. El presupuesto previsto para esta intervención asciende a 300.000 euros.

Dentro de los proyectos de recuperación patrimonial que han sido calificados como viables en los primeros presupuestos participativos de la Generalitat se incluyen otros elementos del patrimonio rural destacados y «olvidados» como el Molino «dels Alters» en Poble Nou. Se trata de uno de los pocos molinos harineros que se conserva de l’Horta. El edificio es de propiedad privada, está protegido como Bien de Relevancia Local, aunque está muy degradado por falta de uso. La Generalitat destinará ahora 310.000 euros a la compra y posterior rehabilitación del edificio como museo para «mostrar como era la vida en el molino».

La conselleria llevará primero a cabo el estudio diagnóstico del edificio y el plan director siempre que el propietario del molino acepte vendérselo a la Generalitat, por el precio fijado previa tasación.

En total, las propuestas planteadas en los presupuestos participativos en la comarca de l’Horta, donde se incluye València, ascienden a 22 millones de euros.

La fachada neomudéjar de la Ceramo, joya patrimonial de Benicalap, sobresale en la avenida Burjassot. El ayuntamiento la protegió como BRL en 2015 para evitar que se derribará en parte para hacer viviendas

Los vecinos de Poble Nou fuerzan a la Generalitat a intervenir, a través de los presupuestos participativos, para salvar el molino harinero «dels Alters» que la administración intentará comprar al dueño para rehabilitarlo

Compartir el artículo

stats