Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Casa de la Demanà, a la espera de que el consistorio la compre dos años después

La valoración del edificio se retrasa por cuestiones administrativas

La Casa de la Demanà, en una imagen de archivo. | M.ÁNGEL MONTESINOS

Entre la calle del Embarcador y la del Canónigo Alcover del pueblo del Saler se erige la histórica Casa de la Demanà, un edificio declarado Bien de Relevancia Local (BRL) y que data del siglo XVIII. «Sobre los tejados de las barracas erguíase entre dos pilastras el esquilón de la casa de la Demanà, donde se reunían cazadores y barqueros la víspera de las tiradas para escoger los puestos», contaba Vicente Blasco Ibáñez en su obra «Cañas y barro» sobre el histórico uso de la casa. El escritor valenciano ya reflejaba en su literatura la existencia de este emblemático edificio, privado y que está alquilado a vecinos y vecinas como sede de l’Associació Cultural Casa de la Demanà y casal fallero del Saler desde hace años. Un inmueble que el Ayuntamiento de València se comprometió a comprar en 2019 para convertirlo en un Centro Cívico (según los vecinos son el único barrio-pedanía que no tienen unas instalaciones de este tipo), una de las principales reivindicaciones históricas del pueblo del Saler. Una promesa que todavía no se ha producido a pesar del anuncio que el alcalde, Joan Ribó, lo reiteró en octubre de 2020 después el Debate del Estado de la Ciudad. Tras unos problemas con el catastro que ralentizaban la adquisición, los propietarios presentaron la subsanación de los datos para la compra efectiva. La asociación apunta que eso fue hace 16 meses y que el consistorio todavía no ha hecho «o no se ha informado a la población» de «ningún movimiento más» desde entonces.

«Estamos perdidos, no sabemos a quién recurrir, pues la concejalía de Pobles nos dice que lo lleva Patrimonio pero lo cierto es que al final nunca llega ese centro cívico», lamentan desde la organización local, que se hacen cargo de los gastos, el alquiler y la conservación de este BRL que utilizan para realizar diversas actividades. Y la Casa de la Demanà no solo es sede de dos asociaciones, sino que sirve para acoger «toda clase de actos o eventos culturales que pueda haber en el pueblo», explican desde la asociación Casa de la Demanà. Y es así desde hace 17 años, detallan. «No hay otra cosa, es el único sitio en el pueblo donde se pueden celebrar eventos de todo tipo». Los usuarios de la casa en el Saler llevan casi dos décadas haciéndose cargo del mantenimiento y buscando subvenciones para arreglar los desperfectos del inmueble, pero están preocupados por el limbo en el que se encuentra la compra de la casa por el Ayuntamiento de València. «Nos estamos haciendo mayores y un día cerraremos, cuando ese día llegue, si el edificio no es público ni se ha convertido en un centro cívico municipal, ¿quien se encargará de preservar este BRL?», se preguntan.

Informe de valoración en marcha

Por su parte, desde el Ayuntamiento de València, apuntan que el informe de valoración de la casa ya está en marcha. «Es una valoración compleja, ya que no hay edificaciones de características similares para poder comparar el precio».

Así, fuentes municipales aseguran que en las próximas semanas «se tendrá la valoración y se trasladará a los propietarios para que ellos acepten o aleguen la propuesta». Por último, desde el consistorio detallan que son «procesos administrativos largos y complejos» pero «están en marcha y avanzando».

Compartir el artículo

stats