Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo choque del gobierno local por la reforma de Ausiàs March tras desautorizar Ribó al PSPV

Los socialistas replican que el proyecto está coordinado con la Generalitat

La avenida Ausiàs March, el lunes, con una de las pasarelas que se quieren eliminar. m.a.montesinos

El alcalde, Joan Ribó (Compromís), y el concejal de Hacienda y portavoz del PSPV, Borja Sanjuán, protagonizaron ayer un nuevo rifirrafe político a cuenta del proyecto para llevar a cabo la renaturalización de la avenida Ausiàs March (pista de Silla), el acceso principal a la ciudad por el sur. Durante la presentación de los proyectos de movilidad que optarán a los fondos Next Generation, Joan Ribó enmendó a sus socios del PSPV la propuesta de reducción de carriles a la mitad en la avenida de Ausiàs March, por donde circulan, según el Centro de Gestión de Tráfico de València, 68.000 vehículos al día procedentes del área metropolitana y de Alicante.

El alcalde, de Compromís, aseguró, a preguntas de los medios, que la renaturalización de Ausiàs March «tendrá que esperar» a la presentación del plan de movilidad Metropolitano en el que trabaja desde 2017 la Conselleria de Política Territorial. A pesar de valorar la propuesta porque «está en línea» de las políticas municipales de reducción del tráfico para ganar espacio público, el alcalde explicó que Ausiàs March «tiene un problema» y es que «es uno de los accesos principales a la ciudad». «El plan de movilidad nos tiene que decir las intensidades de tráfico y el número de carriles que hacen falta», añadió el regidor. Es una decisión que «no puede tomar solo el ayuntamiento, debe hacerlo la autoridad metropolitana». «Esperaremos a que salga el plan de movilidad», subrayó Ribó, quien aseguró que la aprobación del documento «no va a tardar».

El concejal de Hacienda Borja Sanjuán, que ejerce como portavoz socialista en ausencia de la vicealcaldesa, Sandra Gómez, de baja maternal, no tardó en dar la replica al alcalde. En declaraciones a la cadena SER, Sanjuán aseguró que la renaturalización de Ausiàs March no se va a frenar y este año se licitará el proyecto «para que sea una realidad en breve». Los problemas de atascos que puede generar la intervención, ya tienen un precedente en la reordenación llevada a cabo en 2017 por las concejalías de Urbanismo y Movilidad en la avenida del Cid, el principal acceso a la ciudad con 84.000 vehículos al día. Sanjuán aseguró que el ayuntamiento debe demostrar que «la valentía no se nos acaba al salir del centro» de la ciudad. «Sería muy injusto decirles a los vecinos del sur que sus barrios tienen que esperar». El regidor socialista afirmó que el proyecto de renaturalización «no contradice en nada el plan de movilidad metropolitana», de hecho «se ha hecho en consonancia con el Plan de Movilidad Metropolitana». «Estamos trabajando con la Conselleria en ello», añadió.

Sanjuán defendió el proyecto de Ausiàs March porque « va a mejorar la calidad de vida del barrio y porque hará desaparecer una autopista urbana que es una barrera para los vecinos de la zona», un problema que él dijo conocer de primera mano porque «mi abuela vive allí», comentó.

Hacia una EMT metropolitana

Sobre los continuos atascos que se encuentran los conductores en los accesos a la ciudad, tanto de entrada como de salida, Sanjuán destacó que en la pista de Silla lo que se elimina sobre todo son las vías de servicios laterales y que los carriles centrales «no se reducen en la misma proporción».

Sanjuán insistió en que el coche «debe ser utilizado por quienes realmente lo necesitan». El objetivo, dijo es «reequilibrar el espacio público» para que la mayor parte se destine al peatón. Sobre las deficiencias del transporte metropolitano, que obligan a muchas personas que trabajan en València pero viven fuera a usar el coche privado, Sanjuán abogó por convertir la EMT a una empresa de transporte metropolitano.

Los proyectos de reforma de grandes arterias de tráfico rodado encaminados a reducir la entrada de coches en la ciudad son un pilar de las políticas del gobierno municipal de Compromís y PSPV y también una de las competencias compartidas que más enfrentamientos ha generado entre entre los socios del gobierno del Rialto. La reforma de la plaza del Ayuntamiento, la intervención de urbanismo táctico de Pérez Galdós, la reordenación de la avenida del Puerto o el soterramiento de la ronda norte a su paso por Benimaclet son algunos de los ejemplos de intervenciones que han dado pie a choques entre la vicealcaldesa y el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, de Compromís.

Compartir el artículo

stats