El pleno del Consell aprueba hoy el nombramiento del conseller de Política Territorial, Arcadi España, como vicepresidente segundo del Consejo Rector del Consorcio Valencia 2007. Tal como avanzó este diario, Arcadi sustituye en el cargo al conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, que también cesó ayer en el cargo en el consejo rector del organismo consorciado.

El cambio de consejeros se produce tras el anuncio oficial de la salida del órgano gestor de las infraestructuras deportivas de la Copa del América en la Marina de València del Ministerio de Hacienda, una vez condonada la deuda de 400 millones del ICO con la que se sufragaron las obras deportivas y que ha asumido íntegra el Gobierno.

El responsable de Política Territorial, peso pesado del Consell de Ximo Puig, será finalmente el sustituto de Soler, tras haberse descartado otras opciones como la consellera de Innovación, por tratarse de uno de los sectores de futuro en la estrategia de dinamización de la marina. Arcadi España representará finalmente a la Generalitat en el Consejo Rector del Consorcio Valencia 2007, presidido por Joan Ribó, de Compromís, y en el que la Administración central del Estado seguirá estando representada, previsiblemente por la Autoridad Portuaria de València, en la nueva etapa que se abre ahora para la Marina. Una nueva etapa en la que se tendrá que rediseñar el plan estratégico diseñado por en 2016 por el equipo de Vicent Llorens, que ha quedado ya desfasado. Los esfuerzos del nueve ente gestor de la Marina de València, tras la salida del Gobierno, será dar impulso a la transformación de la antigua dársena en un espacio dedicado a la innovación, las empresas creativas, la cultura y el ocio. Varias de las infraestructuras previstas en la Estrategia de la Marina, cuyo principal mentor, el economista Ramón Marrrades, cesó en el cargo hace un año tras discrepancias con el director general, Vicent Llorens, están aún por ejecutar, entre ellas, la Estación Marítima, los Docks y la parcela de uso hotelero junto al edificio del Reloj.

La fórmula de gestión de la Marina de València una vez finiquitado el Consorcio tras la salida del Gobierno, anunciada para el próximo 1 de noviembre, está por definir. En todo caso, se buscará una fórmula de gestión más agil y con mayor autonomía en la toma de decisiones, liberada ya la Marina de la tutela que ejercía hasta ahora el Ministerio de Hacienda. El nuevo ente gestor podrá además optar a las ayudas europeas, algo que el consorcio no podía hacer hasta ahora por su condición de moroso con la Administración Pública.

En el consejo rector celebrado hace dos semanas, las tres administraciones consorciadas asumieron el reparto del pago del préstamo de 60 millones que no entró en el acuerdo de condonación con lo cual la factura de la Copa del América quedará cerrada. Todo después de que ayuntamiento y Generalitat hayan dicho no a la celebración de la 37 edición de las regatas en València.