Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de Ausiàs March provoca una nueva crisis entre Compromís y PSPV

El PSOE contesta que la coalición valencianista conocía la propuesta pues apoyó destinar 600.000 euros de los ahorros municipales a la redacción del anteproyecto

6

Así será el bulevar de Ausias March

El plan para reformar la Avenida Ausiàs March de València, que plantea un bulevar peatonal con seis carriles menos para el tráfico de los que tiene actualmente y que fue anunciado a principios de semana por el portavoz socialista y concejal de Hacienda Borja Sanjuán, ha acabado por provocar una nueva crisis de gobierno entre los socios del Rialto, Compromís y PSPV.

En un nuevo capítulo de la escalada de acusaciones y reproches por ambas partes, ayer el vicealcalde de Compromís Sergi Campillo, acusó a los socialistas de faltarle al respeto al equipo de gobierno pero sobre todo al alcalde Joan Ribó. Luego, afeó al PSPV que se había enterado del plan por la prensa. Sin embargo, fuentes del grupo socialista aseguraron a este periódico que la coalición naranja conocía de antemano el proyecto pues votó a favor de pagar la redacción del mismo con 600.000 euros de los ahorros municipales, mediante una modificación de crédito. Pero en cambio, desde Compromís, Campillo criticó que la propuesta «no ha sido dialogada con Movilidad» y añadió que su grupo no era conocedor de este plan. Además, Campillo valoró que no se puede «empezar la casa por el tejado» y, aunque admitió que desde la coalición comparten el espíritu del proyecto, reiteró: «hace falta un informe de movilidad que no consta que se haya pedido». «Cualquier reforma de una vía y más si hablamos de una de las vías de entrada y salida de la ciudad más importantes necesita de un estudio de movilidad que dictamine cómo va a ser la distribución del espacio público para los diferentes medios de transporte», dijo. En este sentido, concluyó señalando que es necesario un estudio «serio» de movilidad que determine cómo va a ser la futura reordenación. «Hay que parar la ansiedad de presentar proyectos a toda velocidad. Parar y pedir informes necesarios», censuró al PSPV.

Estas manifestaciones no dejaron indiferentes a los socios de gobierno socialistas que no tardaron en contestar a Campillo con otro comunicado, en el que acusaban a Compromís de «boicotear» el plan de renaturalización de una de las principales entradas y salidas de la ciudad. «No es admisible que se intente boicotear un proyecto cuando no lo presenta mi grupo político (en alusión a Compromís) si se piensa que es positivo y este proyecto lo es», dijo Borja Sanjuán ayer.

Además, defendió que la propuesta se ha trabajado de forma coordinada. «Habrá quien no se haya enterado y es disculpable pero lo que no puede ser es que la falta de conocimiento se interprete como una falta de coordinación», dijo el socialista otra vez en referencia a Ribó. Por otra parte, desde el PSPV defendieron que Compromís sí era conocedor de este plan que se presentará a los fondos Next Generation y que, aunque la redacción del proyecto no ha comenzado, «ha habido conversaciones entre los jefes de servicio» y Movilidad Sostenible, que dirige Giuseppe Grezzi, «vio factible tres carriles a falta de afinar más con un estudio de capacidad». Por último, los socialistas reprocharon a Ribó que es «la segunda vez que el alcalde dice que no sabe nada de un proyecto que tiene definido en una ficha con plazos y costes para presentar a unos fondos, en este caso Next Generation; lo mismo que sucedió con el Bulevar Cultural», opinaron a este periódico. Entonces el alcalde también los enmendó en público.

Compartir el artículo

stats