Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El contrato de la recogida de basuras acaba en 40 días tras vencer la prórroga

Compromís y PSPV aprueban alargar el servicio por interés general y para garantizar la salud pública

Contenedores para acoger los diferentes tipos de residuos, en una calle de València. | G.CABALLERO

Contenedores para acoger los diferentes tipos de residuos, en una calle de València. | G.CABALLERO

La Junta de Gobierno Local, con los votos de los concejales de Compromís y PSPV, acordó ayer alargar la prestación del servicio de recogida de residuos y de limpieza viaria de València porque se trata de «un servicio esencial» que los municipios tienen que prestar a sus ciudadanos «por interés general».

Los socios del Govern del Rialto han recurrido a esta fórmula extracontractual para garantizar que el servicio se podrá seguir prestando de manera transitoria y por un tiempo indeterminado pese a que el próximo 31 de octubre caduca la prórroga del contrato, que ya fue prolongado en 2020 por espacio de 1 año. De hecho, si no se acude a esta solución de urgencia «se produciría un verdadero problema de salubridad por la acumulación de restos y de basura en todas las calles de la ciudad», indican los técnicos municipales.

No en vano, el nuevo contrato de la limpieza y recogida de basuras es el más importante que tiene que adjudicar el actual equipo de gobierno y su coste total superará los 1.300 millones. Es la contrata estrella en la que el vicealcalde Sergi Campillo quiere implementar la nueva filosofía de recogida y tratamiento de residuos con más maquinaria, nuevas tecnologías y mejor servicio de limpieza.

La contrata actual de la capial valenciana comenzó su vigencia el 1 de noviembre de 2005 y se adjudicó por 15 años a tres empresas del sector que prestan el servicio en tres áreas de la ciudad: SAV, FCC y Fovasa. El mencionado contrato no admite más prórroga, y por ello se iniciaron los trámites para la adjudicación del nuevo de limpieza, recogida y transporte de residuos de la ciudad de València, en fecha 6 de mayo de 2020, a través de una moción del vicealcalde y teniente de alcalde del Área Sergi Campillo.

Sin em bargo, como explica el acuerdo de la Junta de Gobierno, el expediente ha sufrido retrasos por distintas cuestiones como la pandemia y las restricciones administrativas del Estado de Alarma; la jubilación del anterior Jefe de Servicio; así como la emisión de dictamen por la Junta Superior de Contratación Administrativa de la Comunitat Valenciana.

Sea como fuere el propio informe del Servicio de Gestión Sostemible de Residuos Urbanos y Limpieza constata la imposibilidad de que la maquinaria administrativa llegue a tiempo de poder aprobar los pliegos de condiciones y de licitar el nuevo contrato antes de octubre. Por tanto, tras acreditarse esta circunstancia, el departamento técnico de Sergi Campillo recomendó a la Junta de Gobierno prolongar ese servicio acogiéndose a sentencias y jurisprudencias del Supremo y del TSJ de Galicia, y de órganos de contratación administrativa de Canarias y Cataluña;por citar algunos ejemplos.

Además, los técnicos del departamento de Campillo han recomendado acogerse a esta solución, que también se ha llevado a efecto en otras ciudades con ayuntamientos de tamaño similar que València, y en condiciones parecidas. Así, se han seguido los pasos de Albacete, Granada o Santa Cruz de Tenerife, que renovaron otros contratos ya caducados por interés general. Con todo, los técnicos municipales afirman con rotundidad que el acuerdo que se pretende «no es un contrato, ni pretender serlo». Se trata de una continuidad del servicio o de la prestación, determinándose en las mismas condiciones que en el vigente contrato por parte de los vigentes contratistas, en tanto se tramite la oportuna solución contractual».

Según lo anunciado en junio pasado por el vicealcalde Campillo el nuevo contrato de la recogida de basuras y de limpieza viaria contará con un presupuesto de 1.325 millones y se adjudicará por otros 15 años. Es uno de los contratos estrella y más potentes que maneja el equipo de gobierno liderado por Joan Ribó y apoyado por los socialistas. Sin embargo, a la luz de los retrasos administrativos en su tramitación es imposible que pueda arrancar en 2022 cuando según Campillo se iba a dotar con 80 millones anuales, de los que 42 serían para la limpieza y 37,9 para la basura. Para el 2023, la asignación sería de 85 millones; de 2024 a 2026, de 90 millones anuales; y de 2027 a 2036 se había fijado una asignación presupuestaria de 89 millones para cada ejercicio.

Mientras, en el Barómetro Municipal y en las quejas de los ciudadanos, la limpieza sigue siendo una de las principales reivindicaciones vecinales. Pese a que cada año, ha seguido reforzándose el presupuesto.

Compartir el artículo

stats