«De parte de todo el Jurado y de todas las candidatas a fallera mayor de València». Un vídeo de apenas dos minutos ha servido a las aspirantes a la representación de la fiesta como contestación a las críticas, cuando no insultos, vertidos en los últimos días. Especialmente de dos tipos: las críticas al grupo en su conjunto tras publicarse las fotografías oficiales. Una serie de imágenes en las que no salieron especialmente agraciadas en un día muy complicado, cuando se reunían por primera vez con el jurado en medio del diluvio, tanto, que la JCF ha enviado un juego nuevo de fotos más naturales. Pero también por los insultos xenófobos recibidos por una de ellas, la hispano-ecuatoriana Mayu Ruiz, por su condición de persona no nacida en València, y que provocó el repudio tanto de su comisión, Portal de Valldigna, como de la Junta Central Fallera, alcalde y toda suerte de entidades falleras.

La contestación, tan atrevida como provocadora y contundente a partes iguales, se ha materializado bajo el lema «No somos cromos» es una nueva colección de fotos de todas ellas. Pero en esta ocasión haciendo «carasas» tratando de salir lo más desfavorecidas posibles. Así salen las falleras en un vídeo que concluyen los siete miembros del jurado, también haciendo gestos exagerados. Mayu es además, la primera que aparece en el vídeo.

Una de las componentes del jurado, Ángeles Hernández, especialista como pocas en puestas en escena ha hecho un retrato de la contestación y de sus protagonistas: «Durante estos días han sufrido ataques en las redes de personas que se atreven a juzgarlas solo viendo una foto y verter su odio, su racismo, su clasismo y sus ganas de hacer daño amparándose en la pantalla de un ordenador. Son las falleras mayores de la pandemia, han pasado, como todo el mundo, por una situación dura, algunas han perdido amigos y familiares y todas han visto como durante dos marzos no tenían fallas y han quemado sus fallas en septiembre. Estas experiencias las han hecho, como a todo el mundo, más resilientes y mejores personas. ¿De verdad creéis que les vais a hacer daño?».