Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía obliga a cambiar el itinerario de la procesión cívica del 9 d’Octubre

La comitiva volverá del Parterre por Colón y Lauria al ayuntamiento La Dirección General ha ordenado modificar el trayecto por seguridad

Procesión del 9 d’ Octubre, con Mª José Català como abanderada, en 2019. | M.A.MONTESINOS

La procesión cívica del próximo 9 d’Octubre va cobrando forma definitiva. Un aspecto fundamental como es el itinerario de este pasacalle seguido por miles de personas parece quedar despejado, tras las últimas reuniones que ha habido en el Ayuntamiento de València, entre todas las delegaciones implicadas y competentes.

De entrada, se va a cambiar el itinerario sobre el que tradicionalmente se realiza, para atender y acatar una instrucción de la Dirección General de Policía. La comitiva no podrá atravesar la plaza de la Reina porque está en obras y se considera que para «reforzar la seguridad» de este evento es indispensable evitar este trayecto. La procesión cívica en la que la regidora socialista Pilar Bernabé portará la Senyera recién restaurada partirá desde la plaza del Ayuntamiento, seguirá por Barcas, y continuará por Pintor Sorolla para la ofrenda en el Parterre ante el monumento a Jaume I. La vuelta será por la calle Colón, Lauria y de nuevo Plaza del Ayuntamiento.

Las autoridades están valorando otras dos soluciones alternativas, que implicarían la vuelta de la comitiva por Correos o Marqués de Sotelo, sin embargo, las fuentes municipales consultadas señalaron que casi al 100%, el itinerario que se seguirá el 9 d’Octubre será el que entrará por Lauria hacia la plaza consistorial.

Mascarilla y distancias

En cuanto al resto de restricciones que van a condicionar las celebraciones del 9 d’Octubre, los componentes del gobierno municipal Compromís y PSPV están responsabilizados sobre las posibles aglomeraciones que se produzcan durante la procesión cívica, pero no preocupados hasta el límite de que no se pueda celebrar el desfile civil con plenas garantías. Los participantes portarán mascarilla y el público también de modo que el operativo policial centrará sus esfuerzos en que no haya amontonamientos ni concentraciones en todo el trayecto. En esta línea, los actos falleros, y en especial, la Ofrenda, han servido como piedra de toque para que la fiesta de los valencianos pueda celebrarse con todas las garantías sanitarias.

Como publicó Levante-EMV, una vez pasado lo peor de la pandemia y con la mayor parte de la población vacunada se va a recuperar la celebración del rito con la Senyera: su exhibición en el Salón de Cristal los días previos; su bajada desde el balcón municipal y su recorrido en Procesión Cívica por el trayecto ya anunciado.

Eso sí, la procesión está sometida a las restricciones para eventos festivos y se exigirá que todos los ciudadanos porten el tapabocas, guardando distancias de seguridad. Será difícil por no decir imposible, que el público asistente guarde la distancia de seguridad en todo momento. De hecho, eso ya ocurrió, por ejemplo, en las vallas de la Ofrenda de Fallas, en las que el publico se agolpaba; o en momentos puntuales en las «mascletaes» descentralizadas. Asímismo, los esfuerzos de los efectivos policiales se centrarán en los alrededores de la Glorieta, en el momento de la Ofrenda a la estatua de Jaume I, para evitar estas aglomeraciones.

La jornada se completará con la Entrada Mora y Cristiana, por el recorrido de regreso de la Senyera, en la que los festeros marcharán con mascarilla y, si no cambian las restricciones, no en «filaes» de tipo clásico, sino en formato de escuadra.

Pirotecnia descentralizada

Respecto a la pirotecnia, la festividad del 9 d’Octubre acogerá una serie de espectáculos y disparadas que seguirán el modelo implantado en las pasadas Fallas y que ya tuvo lugar precisamente en la fiesta de la Comunitat Valenciana de hace un año: disparos descentralizados, en diferentes plazas de la ciudad, evitando uno grande en el centro.

La situación sanitaria sigue mejorando, pero la prudencia llama a evitar las grandes concentraciones humanas estáticas, que se producirían sin duda al abrigo de una gran «mascletà» en el centro de la plaza al regresar la Senyera a la casa consistorial.

La fórmula descentralizada se implantó hace pocas semanas, durante las Fallas de Septiembre: se evitó un reclamo para multitudes y varias «mascletaes» y castillos se repartieron por grandes espacios abiertos de la ciudad, como Campanar, el Grau, Orriols, la Universitat Politècnica, etcétera, con buen resultado. Y se va a optar por repetirla ahora, con vistas a una fiesta de la Comunitat Valenciana que se quiere que sea lo más parecida a la anterior a la Covid-19 , pero con las restricciones que impongan las normas sanitarias.

Compartir el artículo

stats