Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo 4.400 de los 14.110 vehículos censados en Ciutat Vella logran el permiso para circular por el centro

Los 3.087 taxis de la ciudad han sido añadidos automáticamente al registro de matrículas y la flota de emergencia no necesitará autorización para acceder al Área de Prioridad Residencial

Una de las cámaras situadas en Ciutat Vella Nord. | G.CABALLERO

Solo 4.400 vehículos han conseguido la autorización para poder circular por Ciutat Vella Nord sin exponerse a una multa de hasta 60 euros a partir del próximo 1 de diciembre. Es el momento en el que el consistorio empezará a denunciar mediante las cámaras situadas en el Área de Prioridad Residencial (APR) situadas en distintos puntos. Según los datos que figuran en la memoria municipal de 2019, existen 14.110 vehículos en el distrito de Ciutat Vella, de los cuales 10.345 pertenecen a particulares que viven normalmente en la zona.

Desde la concejalía de Movilidad Sostenible, señalan que de las 4.400 solicitudes recibidas durante los últimos ocho meses, el 75 % ya han recibido la autorización. De esta manera, se han registrado 1.818 solicitudes de acceso por parte de personas empadronadas, 1.248 de empresas que realizan actividades en la zona y otras 852 de arrendatarias de viviendas o aparcamientos, entre otros. Así, a lo largo de la semana pasada se comunicó a través del correo electrónico la aprobación de la solicitud a las personas autorizadas que habían requerido su acceso y, durante esta semana, se espera que reciban su alta y las claves para gestionar su autorización y permisos puntuales mediante la aplicación o la página web.

Para ello, los residentes deberán darse de alta en el registro municipal de matrículas, ya que las cámaras, situadas en cinco puntos distintos, las captarán y las cruzarán con la base de datos para saber si están registradas. Así, el próximo lunes 18 de octubre se activará la fase informativa para comunicar las entradas no autorizadas aún sin sancionar y el 1 de diciembre se iniciará ya la fase de las denuncias.

Desde el ayuntamiento señalan que quienes no hayan tramitado alguno de los permisos puntuales que se establecen, tendrán la oportunidad de comunicarlo al consistorio valenciano hasta cinco días después de acceder a la zona restringida al tráfico.

La comunicación del alta se realiza de manera individual y manualmente para que los técnicos municipales puedan llevar a cabo una última validación de la solicitud antes del 18 de octubre (momento en que empieza la fase informativa) y, a partir de ese momento, las personas encargadas atenderán a los solicitantes que no hayan recibido respuesta en su correo. En este sentido, la posibilidad de registrarse siempre estará abierta y permitirá a las personas autorizadas gestionar un número determinado de entradas de vehículos de libre disposición.

Falta de información

Sin embargo, los vecinos y comerciantes de la zona denuncian la falta de información y la dificultad para acceder al servicio. «Los trámites para solicitar la autorización están siendo bastante complicados», expone uno de los propietarios de un restaurante de Ciutat Vella.

La concejalía ha añadido automáticamente al registro los 3.087 taxis de la ciudad y, por su parte, los vehículos de emergencias estarán exentos de registro, por lo que podrán circular sin necesidad de autorización. Este proyecto surgió en los presupuestos participativos Decidim València 2016 con el objetivo de preservar el uso sostenible de las vías de Ciutat Vella Nord, pacificar el tráfico así como disminuir los niveles de contaminación acústica y atmosférica de dichos espacios urbanos, garantizándose a la vez el necesario acceso a estos ámbitos de los vehículos de suministro y de servicios.

«Hay mucha desinformación entre los vecinos del barrio»

«Es como el cuento del lobo, llevan tanto tiempo anunciándolo que la gente no se lo cree y, por eso, los vecinos no han registrado la solicitud», señalan desde Amics del Carme. Esta asociación vecinal denuncia que existe «bastante desinformación entre los vecinos». Por otra parte, señalan que la tramitación es «un procedimiento bastante complicado», por lo que, según sus palabras, «sería importante convocar a los vecinos y discutir las diferentes propuestas». Un portavoz de Amics del Carme añade que «la incertidumbre y el miedo entre los vecinos están justificados», ya que «existen muchas dudas al respecto». Por ejemplo, explican que debería haber un portal web «en el que la gente supiese si su autorización está tramitada» o «hay gente que vive en la periferia y no ha podido solicitarlo y tendrá que recorrer media ciudad para llegar a una zona concreta». Concluyen que es una de las medidas «más importantes en Ciutat Vella y está generando muchas dudas».

Compartir el artículo

stats