Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Las terrazas se acaban pero los clientes nos piden estar en la calle"

Los hosteleros que ampliaron la zona de mesas y sillas del exterior por la pandemia aseguran que la retirada será "un desastre" para los negocios

Terraza covid de la zona Xúquer (barrio de San José) | GERMÁN CABALLERO

Los hosteleros apuraban ayer las últimas horas de las terrazas «covid» ganadas a la calzada, las aceras y espacios ajardinados en muchos puntos de la ciudad, como la plaza Cánovas y la Gran Vía Marqués del Túria, Russafa,Juan Llorens o el distrito Marítimo. Las 670 terrazas que, con autorización del Ayuntamiento de València, se ampliaron de manera temporal y extraordinaria en mayo de 2020 tenían hasta la medianoche de ayer para retirarse. «Esto se acaba» aseguraban los hosteleros ayer, festividad de la Hispanidad, con las terrazas a rebosar de clientela.

«Las terrazas se acaban pero los clientes nos piden estar en la calle»

Ante las dudas surgidas en relación a la finalización del plazo para retirar las terrazas de la resolución de la junta de gobierno, que amenaza con abrir expediente sancionador a quienes incumplan la orden, el ayuntamiento aclaraba ayer por la mañana en su perfil de Twitter que las terrazas podían funcionar «como máximo» hasta las 23:59 del martes.

Héctor Nácher, dueño de la cafetería «Pan de Azúcar» de la Gran Vía Marqués del Túria, que con la autorización del ayuntamiento de mayo de 2020 pudo sacar una decena de mesas y sillas al jardín central de esta señorial avenida, aseguraba que el fin de las terrazas covid «es un desastre». "Nos quedamos sin la ampliación de la terraza, en un momento en el que los clientes solo quieren estar en la calle porque hace buen tiempo y porque tienen reparos a meterse dentro», explica Nácher. Para atender la terraza, durante la pandemia, tuvo que contratar a más camareros «y ahora dos o tres se quedarán sin trabajo».

En relación a los excesos cometidos por algunos hosteleros con las terrazas «que han tensionado la convivencia» en los barrios y que están detrás de la orden de retirada «inmediata» de las instalaciones decretada por el ayuntamiento, Nácher admite que «puede haber hosteleros que se pasen porque la gente pide terraza, pero no se puede generalizar».

Para los hosteleros en València hay «un problema de orden público». «Consumir alcohol en la calle está prohibido pero anoche había 500 personas bebiendo en la calle en Jacinto Benavente», apunta otro hostelero. «La gente está desaforada después de tantos meses de reclusión». «La calle está desmadrada, no el ocio», recalcan.

La orden de retirar las terrazas ganadas en la vía pública también supone un varapalo para Carlos Jordà, dueño de dos locales, uno en Russafa, y otro en Juan Llorens, declarada Zona Acústicamente Saturada, quien asegura que la eliminación de las terrazas supondrá perdidas que no se compensarán con la vuelta a la normalidad. «Es cierto que se recupera el cien por cien de aforo de los locales, pero se exige una distancia de un metro y medio entre las mesas con lo cual no compensa». Jordà insiste en que el Ayuntamiento de València, gobernado por Compromís y PSPV, debería retrasar la retirada de las terrazas hasta diciembre porque «tenemos un clima que permite estar en la calle y la clientela además lo pide, incluso los propios vecinos que supuestamente presionan al ayuntamiento».

Fuentes de la Concejalía de Espacio Publicaron matizaron que la orden de retirada de las terrazas afecta únicamente a las ampliaciones, no a las terrazas a las que se dio licencia convencional durante la pandemia.

No a la moratoria

El gobierno municipal del Rialto ha rechazado dar una moratoria a las terrazas «covid» hasta diciembre tal como solicitaba la Coordinadora de Hostelería de los Barrios de València, que ayer mantenía la intención de llevar la retirada de las terrazas a los tribunales por incumplimiento de los plazos de notificación, que permitirían alargar hasta final de mes las instalaciones.

Aunque el ayuntamiento asegura que no tiene obligación de notificar el acuerdo que ordena eliminar la ampliación de las mesas y sillas ayer empezó a remitir notificaciones vía electrónica, en previsión de un posible recurso de la coordinadora de hostelería.

Compartir el artículo

stats