Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las terrazas de la hostelería se repliegan ante la presión vecinal

Ribó descarta la prórroga que piden hosteleros y oposición: «la normalidad debe llegar a todos»

TERRAZA EN LA GLORIETA DE mARQUÉS DEL tURIA EL MARTES. gERMÁN CABALLERO

Los hosteleros, salvo algún rezagado, cumplieron ayer con la orden de retirada de las denominadas terrazas «covid», que han liberado ya el espacio ocupado durante la pandemia en la calzada, las aceras y zonas ajardinadas de la ciudad. Donde el martes, fiesta de la Hispanidad, aún había terrazas; ayer había espacio libre, que donde se podía ha sido rápidamente ocupado por los coches, como en la plaza Xúquer (barrio de San José) o Juan Llorens.

La misma zona ya sin terraza ayer. p.calabuig

La vuelta a la normalidad ha sido, a juicio de los hosteleros, «precipitada» porque la gente «no quiere meterse en los locales, pide estar en la calle porque la normalidad es aún relativa» insisten en el sector, que reclama una moratoria hasta diciembre.

La orden del ayuntamiento de retirar la ampliación de las terrazas supone para algunos pasar de tener doce mesas en el jardín central de laGran Vía Marqués del Turia a tener una o dos en la acera. «Es como no tener terraza porque los clientes no quieren estar dentro», asegura un hostelero.

Para los vecinos del Carmen, una conocida área de ocio declarada Zona Acústicamente Saturada hace tres años, la retirada de las ampliaciones de las terrazas aunque en líneas generales se ha cumplido, se queda corta. Así lo explica el portavoz de Amics del Carme, Toni Cassola, quien reclama medidas más restrictivas para la hostelería en el barrio porque «sigue habiendo calles por las que apenas se puede pasar porque no se respeta la distancia de metro y medio respecto a la fachada».

Ciudadanos fue ayer más lejos que los hosteleros en su petición de moratoria para las terrazas y pidió que se permitan hasta después de Fallas de 2022. El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, instó al alcalde a aplazar la retirada de las terrazas ganadas en calzadas, aceras y zonas verdes porque la retirada «puede ser muy dañina y gravosa para los autónomos y pymes».

El alcalde Joan Ribó, por su parte, justificó la retirada de las ampliaciones de mesas y sillas porque «la normalidad ha de llegar para todos». El alcalde recordó, en este sentido, que la Federación de Asociaciones de Vecinos se ha quejado de la ocupación del espacio público. Los hosteleros «han estado año y medio con terrazas más amplias de las que tenían, han tenido ayudas y se han eliminado tasas», añadió el alcalde quien remachó: «no se quitan terrazas, sevuelve a la normalidad porque la ciudad vuelve a la normalidad y ellos [los hosteleros]también».

Compartir el artículo

stats