Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre parcial al tráfico de Ciutat Vella sorprende a los conductores

Los comerciantes y hosteleros denuncian que la medida perjudicará a sus negocios

Uno de los paneles informativos del cierre al tráfico parcial en Ciutat Vella Nord. | G. CABALLERO

«He visto que han puesto unos carteles en la entrada de la calle, pero no sé qué és, supongo que será algo de pago». El desconcierto de este vecino de la calle Salvador Giner ante el inicio de la fase informativa del cierre parcial de Ciutat Vella Nord al tráfico es el de muchos vecinos y vecinas de la zona, que ayer ignoraban la puesta en marcha de las cámaras del Área de Prioridad Residencial, que suponen que solo los vehículos autorizados pueden circular por esta zona de València. Desde ayer junto a las cámaras, ya se han colocado las señales que marcan y acotan toda la zona, y se han pintado en el suelo los letreros.

Las 5 cámaras de control de acceso, a partir del 1 de diciembre, empezarán a sancionar a aquellas personas que accedan a la zona con su vehículo sin ninguna autorización. Al desconcierto de los vecinos se añade el de los conductores de otras zonas de la ciudad y el malestar de los comerciantes y hosteleros del barrio. Pedro, dueño de la pastelería Conchín, señala que esta medida «será una ruina para los comerciantes». «Tengo clientes que viven en otras partes de la ciudad y no van a poder entrar, por lo que voy a perderlos», denuncia. Además, explica que «mis empleados vienen en moto o coche y ahora no van a poder entrar y desde Movilidad me dicen que vengan en metro o aparquen en otra zona, pero esa no es la solución». Pedro reconoce la importancia de peatonalizar el centro histórico, pero «aquí no hay ningún monumento para visitar y nosotros no vivimos de la gente del barrio, si no de los que vienen de fuera». A ello se suma que aquí «vive mucha gente mayor que está sola y son sus familiares los que les llevan la compra o los visitan y ellos no van a tener autorización».

Por su parte, una trabajadora de la cafetería «A mos redó-Na Jordana» señala que esto «nos va a afectar mucho al negocio, ya que no podrán acceder si no es en taxi» y añade: «no creo que sea el momento adecuado, ya que estamos en una pandemia, por lo que deberían haber esperado a que la situación se estabilizara».

Compartir el artículo

stats