Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peatonalización integral

Así será la nueva plaza del Ayuntamiento de València: todas las propuestas que se barajan

La continuidad de la fuente ornamental del centro no está garantizada

La plaza del Ayuntamiento en la actualidad con un bus de la C1 circulando. m.a.montesinos

El alcalde de València, Joan Ribó, presentó ayer, junto a la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, las bases del concurso de ideas para el diseño definitivo de la plaza del Ayuntamiento, cuya última reforma se remonta a los años 60. Un concurso de diseño en el que se abre la puerta a la peatonalización integral de la plaza eliminando el paso de autobuses de la línea C1 de la EMT, que se desviaría por Poeta Querol. Así lo anunció ayer el alcalde quien explicó que en marzo de 2020, cuando se llevó a cabo, la peatonalización provisional de la plaza «se pensó que era imprescindible que el autobús llegase a la plaza, pero ahora tenemos dudas de que realmente sea necesario». La decisión se dejará en manos de los técnicos y del equipo multidisciplinar que diseñe la nueva plaza.

La plaza «mayor» del Cap i Casal se encamina así al cierre total al tráfico, ganando así para el peatón 12.000 m2 de espacio público en el corazón de la ciudad. La idea es que el concurso pueda desarrollarse a lo largo del próximo año y que las obras de la plaza arranquen en septiembre de 2023, según avanzó la vicealcaldesa.

Dos años de cierre provisional

En marzo de 2022 se cumplirán dos años del cierre provisional, con un proyecto de urbanismo táctico a base de pintura y grandes maceteros de color verde y blanco, de la plaza del Ayuntamiento, por la que pasaban 10.000 coches al día. El coche ocupaba en 2020 el 60% del espacio público, cuando este medio de transporte solo se usa en un 20% de desplazamientos, recordó ayer Ribó.

En la actualidad el 18% del espacio es para el tráfico y el 82% para el peatón. La idea es que la plaza acabe siendo cien por cien peatonal. Para garantizar la accesibilidad a esta plaza se ha ampliado el ámbito de intervención en materia de propuestas de movilidad a toda Ciutat Vella, donde ya han entrado en funcionamiento las cámaras de videovigilancia que sancionarán a los vehículos que no tengan autorización del ayuntamiento para acceder a este área de prioridad residencial (APR).

En el rediseño de la plaza se deberán tener en cuenta las propuestas que salieron del proceso de participación de 2019. Entre estos criterios se incluyen la instalación de mobiliario urbano accesible, la generación de zonas de sombra y de espacios flexibles para las celebraciones festivas, entre ellas, la tradicional «mascletà». También se tendrá en consideración la renovación y reubicación de los también tradicionales puestos de flores. En la nueva plaza no habrá más terrazas para la hostelería, tal como reclamaron los ciudadanos en el proceso participativo, y se primarán las propuestas que fomenten el comercio local así como la puesta en valor de edificios singulares como el Rialto, Correos o el propio ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats