Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Objetivo: salvar el Casino del Americano

El ayuntamiento tramita la protección como Bien de Relevancia Local (BRL) del palacete en espera de la rehabilitación anunciada en 2019 - La degradación avanza en la villa indiana destinada a escuela municipal de agricultura

Objetivo: salvar el Casino del Americano

La «Quinta Nuestra Señora de las Mercedes» (1869), más conocida como «Casino del Americano», será protegida como Bien de Relevancia Local (BRL). Una protección que llega a instancias de los requerimientos del Sindic del Greuges y tras las denuncias de los vecinos de Benimaclet por el abandono y expolio de esta villa indiana única en València.

Dos años después de que el Servicio de Patrimonio Histórico informase a favor de la declaración como BRL del Casino del Americano por su valor patrimonial, arquitectónico e histórico, la junta de gobierno local aprobó ayer la modificación del Catálogo Municipal de Bienes y Espacios Protegidos de Naturaleza Urbana para incluir la ficha del casino. Una modificación que requiere la tramitación de Evaluación Ambiental y Territorial Estratégica simplificada.

Además de dar más protección patrimonial para el Casino del Americano, el ayuntamiento estudia la posibilidad de incluir el casino como elemento de la Memoria Democrática. Nuevos trámites para dar más protección al inmueble que también retrasan la rehabilitación.

Grafiado como dotación en el plan general (PGOU), el anterior gobierno del PP expropió en 2011 el Casino del Americano, que costó a las arcas públicas más de tres millones de euros.

La expropiación del edificio no frenó su deterioro que, de hecho fue a más ante la falta de financiación y la ausencia de un plan para darle nuevo uso.

La concejalía de Parques y Jardines, ya con el gobierno progresista, anunció la recuperación de este palacete de Benicalap donde se han llevado a cabo estudios arqueológicos e históricos que han documentado la lujosa decoración que tuvo en su día.

Objeto de expolio

El casino, construido como finca de recreo por Joaquín Megía para su esposa Mercedes, una rica habanera, ha sido durante años objeto de expolio, ocupación y abandono.

El actual gobierno anunció en 2019 el proyecto para restaurar el palacete, que en su día estuvo rodeado de un exótico jardín con fuentes y una gran pajarera, con el fin de reconvertirlo en escuela municipal de agricultura.

Las brigadas de limpieza del ayuntamiento acuden periódicamente a retirar la basura que se acumula en el entorno del palacete. La última intervención de la brigada de limpieza fue precisamente ayer, mismo día en que se impulsó su declaración como BRL. El ayuntamiento ha llevado a cabo obras de consolidación del vallado del jardín lo que no ha impedido el paso de personas ajenas a la propiedad y que continue el deterioro del edificio. 

Compartir el artículo

stats