«Le hemos pedido policía de barrio al alcalde de València y nos ha dicho que Orriols no puede tener este tipo de agentes por la inseguridad que vivirían», denunció ayer la portavoz de Orriols en Lucha, Mari Carmen Tarín, tras la reunión de interconcejalías que se celebró en el propio barrio a petición de los vecinos.

Tras el encuentro, Tarín se mostró «decepcionada», ya que «no hemos notado ninguna mejora este mes» y recalcó: «estamos desanimados». Ante esta situación, la portavoz recalcó: «los vecinos nos encontramos al límite y la gente comenta de organizar patrullas ciudadanas», lo que, en sus palabras, «demuestra la gravedad del problema». «No hemos notado ningún cambio porque los elementos conflictivos siguen», señalaba.

No obstante,según Tarín, el concejal de Protección Ciudadana, Aaron Cano, anunció que se van a incorporar nuevos agentes en diez días, «la mayoría de los cuales se destinarán a la patrulla vespertina y nocturna que estará en el barrio».

En este sentido, el alcalde de València, Joan Ribó, recalcó que esta última semana «ha habido una disminución de la presencia policial porque tenemos muchos barrios que atender por el problema de los botellones», pero aseguró que una parte significativa de los 53 agentes que se incorporarán próximamente «se destinarán a Orriols, por lo que se notará su presencia».

Durante el encuentro también se abordaron otros aspectos como la salubridad o la incorporación de nuevos trabajadores en el área de Servicios Sociales. «Hemos comprobado que no ha habido ningún cambio y siempre nos indican que están estudiando todas las situaciones», añadía la dirigente vecinal. «Nos dicen que si no denunciamos la ocupación de viviendas, no pueden hacer nada, aunque destacamos que se ha reforzado el servicio de limpieza y el concejal Campillo nos ha proporcionado un teléfono para denunciar la suciedad», informaba Tarín. «Ellos son conocedores de lo que pasa en el barrio y están viendo la situación, pero no hay cambio», concluye.