Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gestión futura de la Marina se atasca por el reparto de poder entre ayuntamiento y Gobierno

El puerto apela al «consenso» para buscar lo mejor para la ciudad

La Marina de València, transformada en espacio de innovación, ocio y cultura tras la Copa. | M.A.MONTESINOS

La salida del Ministerio de Hacienda del Consorcio València 2007, tras la condonación de 400 millones de euros por parte del Gobierno, que se tenía que hacer efectiva el próximo 1 de noviembre se complica y aplaza tras introducir la Secretaría de Estado de Hacienda dos enmiendas que darían a la Autoridad Portuaria de València el control de la Marina de València.

Dos enmiendas, con carga de profundidad, enviadas por correo electrónico horas antes de la reunión del consejo rector convocada para el viernes en la que se iban a aprobar los nuevos estatutos y el reparto de poder tras la salida del Ministerio de Hacienda. La primera enmienda, tal como avanzó Levante-EMV, mantiene el derecho de veto en las decisiones económicas del Gobierno, una prerrogativa que ahora pasaría a la Autoridad Portuaria. La segunda enmienda plantea dejar en manos de la APV el suelo de dominio público portuario que en su día se cedió temporalmente a la ciudad y que incluiría la lámina de agua. El ayuntamiento y la Generalitat solo gestionarían, en base a esta enmienda de Hacienda, el suelo patrimonial, que supone un 30-40% de todo el ámbito.

El alcalde y presidente del Consorcio, Joan Ribó, que a última hora del jueves desconvocó el consejo rector, mostró ayer su total desacuerdo con la propuesta de Hacienda, si bien insistió en la voluntad de negociar y alcanzar acuerdos. Las enmiendas de Hacienda rompen el acuerdo inicial alcanzado por Gobierno, Generalitat, Ayuntamiento de València y la propia Autoridad Portuaria de València, explicó ayer Ribó, quien subrayó en la misma línea que «no hay confrontación con el puerto», con el que se había pactado el documento para un reparto igualitario de los consejeros. Para el alcalde, de Compromís, el planteamiento de Hacienda «no es válido y no tiene lógica una vez condonada la deuda». Supone un paso atrás porque «parte en dos la marina», que debe ser «un espacio compartido por todos, de innovación y creación de empleo».

Las condiciones de Hacienda sorprendieron a la APV, que también tuvo que desconvocar el consejo de administración previsto para este viernes, en el que se iba a aprobar la sustitución del Ministerio de Hacienda en el órgano de gobierno de la Marina. Aurelio Martínez, que en su etapa como presidente del ICO autorizó el préstamo de 400 millones de euros de la Copa del América, apeló ayer al consenso de todas las administraciones para buscar «lo mejor para València». «El puerto quiere aportar a la ciudad lo mejor» y por ello insistió en la necesidad de alcanzar «consenso».

El principal punto del orden del día del consejo rector del Consorcio era la salida del Gobierno y la modificación de los estatutos que fijaba un reparto igualitario de consejeros (un tercio, esto es, cuatro por administración) y se eliminaba el veto en las decisiones económicas del Ejecutivo.

El conseller de Política Territorial, el socialista Arcadi España, que reemplazará al conseller de Hacienda, Vicent Soler, en el nuevo órgano gestor que sustituya al Consorcio y cuya fórmula todavía no se ha definido, no quiso hacer ayer valoraciones sobre las enmiendas del departamento de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el plante del alcalde, que gobierna la ciudad con el PSPV.

El concejal de Hacienda, el socialista Borja Sanjuán, tampoco entró en polémica y aseguró, tras la junta de gobierno, que «entre todas las administraciones se busca la forma de organizar la Marina de València una vez resuelto el problema de la deuda» que dejó la Copa del América.

Compartir el artículo

stats