Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desaparece el Mercadillo de Navidad del centro de la ciudad

El belén de tamaño natural se plantará en San Agustín por las obras de la plaza de la Reina

El Mercadillo de Navidad, finalmente, se clausura ante el poco interés mostrado por los vendedores. | LEVANTE-EMV

La Navidad de 2021-2022 dejará un escenario callejero muy parecido a la normalidad de otras épocas. Pero con algunos cambios debidos tanto a las obras del centro de la ciudad como a la propia coyuntura económica.

Uno de los elementos distintivos, el nacimiento de tamaño natural, será reubicado y presidirá la plaza peatonal de San Agustín. Se trata de un cambio obvio porque su espacio natural, los jardincitos de la plaza de la Reina, ahora mismo, ni existen. Es una zona inhábil. De entre los lugares donde podía ir a parar, la nueva zona de viandantes de San Agustín se presta por dimensiones y por ser un espacio adecuado y céntrico.

Hay que recordar que, en materia festiva, esa plaza acogió meses atrás una exposición de carrozas y del método para cubrirlas de flor con motivo de la no celebración de la Batalla de Flores.

Otra de las novedades es la desaparición definitiva del Mercadillo de Navidad. El escaso número de peticiones por parte de vendedores hace desistir, definitivamente, al ayuntamiento, de su instalación. A la que, además, también se le habría tenido que buscar otro emplazamiento porque los últimos años se plantó entre la Lonja y los Santos Juanes.

Este mercadillo, finalmente, no ha prosperado. Y eso, a pesar de que, en los últimos años se le articularon medidas de mejora, como la construcción de casetas uniformes, dotadas de equipamiento, para dar una sensación más de «Mercadillo de Navidad» que de mercadillo ambulante. Sin embargo, nunca se dio con la tecla del emplazamiento. Finalmente, ni los puestos se ocupaban, ni lo hacían en las fechas convenidas ni siquiera con los productos a los que se habían comprometido (objetos de regalo navideño). Y, por si fuera poco, generaba enfado en el comercio tradicional, que se consideraba lesionado al quedar «emparedado».

El Cabanyal mantiene el vigor

Se entiende que, en todo caso, los vendedores que sí que habían mostrado interés en retomarlo, apenas una docena, se incorporarán al Mercadillo de Navidad y Reyes del Cabanyal, que mantendrá sus numerosos puestos de venta.

Navidad albergaba otro mercadillo, en la plaza de la Reina, organizado por Arteval. El año pasado se instaló en el centro de la plaza del Ayuntamiento (habitualmente ocupaba la plaza de la Reina, donde tiene lugar el de l’Escuraeta), pero ahora se trasladará a otro emplazamiento, dentro de la misma plaza, puesto que en su lugar regresa la pista de hielo de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico.

Precisamente, cuadrar los alicientes de la plaza es el rompecabezas municipal: en el espacio peatonal hay que encajar la pista, los puestos de venta, el carrusel, el trenecito y las dos bolas de luz que sustituyen al árbol de Navidad. Todo ello, dejando diáfanos los espacios que permitan el tránsito de la Cabalgata de Reyes que a día de hoy se cuenta con poder celebrarla.

Por lo que respecta a la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, además de carrusel, pista de hielo y trenecito, falta por recibir la autorización para su árbol luminoso -no sería de extrañar que fuera a San Agustín-. Su oferta de decoración se completa con dos estructuras de luz en la plaza de la Merced y calle Hospital y dos árboles mas, pequeños, en el pasaje de Ripalda.

Compartir el artículo

stats