Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Virgen se mira, pero ni se toca ni se besa

La imagen no se retirará hasta que pase el último feligrés y a todos ellos se les tomará la temperatura

Los devotos no podrán besar la mano de la imagen, sino plantarse delante de la misma.

Ni tocar ni besar. Con toma de temperatura mientras se hace cola, con distancia de seguridad, control de aforo y con vallas. Así se ha articulado la nueva versión del Besamanos a la Virgen de los Desamparados. La Basílica ha preparado el protocolo para que el acto pueda desarrollarse dentro de las normativas sanitarias admisibles, pero con la posibilidad, de esta forma, de que la feligresía pueda recuperar un acto que normalmente se celebra en mayo, pero que ni pudo tener lugar en 2020 ni en 2021. Será este miércoles, día 24, desde las siete de la mañana hasta que pase el último devoto, y totalmente adaptado a la normativa vigente, tal como ocurrió con la festividad de la patrona la pasada primavera.

Así, la imagen de la Virgen «no se podrá tocar, ni besar, será un breve pase reverencial», evitando cualquier contacto, los fieles deberán llevar mascarilla de forma obligatoria, guardar las distancias de seguridad - habrá control de aforo-, se tomará la temperatura corporal y se dispensará gel hidroalcohólico, higienizándose frecuentemente las zonas ocupadas, con el registro de los organizadores». El acceso volverá a ser por la puerta de bronce, con las vallas para establecer el orden en zigzag a lo largo de la plaza. Los Seguidores reconocen que la respuesta del público es toda una incógnita tanto por la situación sanitaria atípica como por el cambio de fechas.

Habrá un retén de emergencias médicas y se contará con la colaboración de los Seguidores, la Corte de Honor y els Eixidors. Ese día las misas que se celebran habitualmente en la Basílica tendrán lugar en el camarín de la Virgen.

Al Besamanos le acompaña casi siempre un calor sofocante, agravado por la imposibilidad de extender el toldo. A día de hoy, las previsiones anuncian una más que probable lluvia durante la jornada. Los paraguas dejarían de convertirse en parasoles.

Compartir el artículo

stats