Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conceden licencia para otro hotel residencia en el entorno de la calle Sagunto

Se trata de un edificio de 254 habitaciones y aparcamiento

Ubicación para el nuevo hotel residencia en las calles Pepita y Ruaya. | LEVANTE-EMV

El Servicio de Actividades del Ayuntamiento de València ha concedido la licencia de obras para construir un hotel-residencia universitaria en el entorno de la calle Sagunto. Se trata de un edificio, en parte de nueva construcción y en parte realizado sobre edificios ya existentes, que queda encuadrado entre las calles Pepita, Ruaya y Duato. Y es, según los vecinos, uno de los tres proyectos similares que se quieren realizar en la zona, uno de los cuales, situado en una manzana interior de las calles Sagunto, San Bruno, Luz Casanova y Padre Urbano, ya ha sido objeto de protestas por parte de los vecinos, que han anunciado una manifestación para el próximo 11 de diciembre. El tercero podría ser un edificio de apartamentos turísticos en una finca residencial en la que apenas quedan vecinos.

Por lo que que se refiere al proyecto de las calles Pepita, Ruaya y Duato, el Servicio de Actividades ha concedido licencia para construir un hotel-residencia universitaria con aparcamiento, 254 habitaciones y piscina en la última planta. Para su construcción deberán respetarse las edificaciones existentes y comenzar los trabajos antes de seis meses, con un plazo de ejecución total de dos años.

En principio, este hotel no ha despertado protestas entre el vecindario por sí solo. No ha ocurrido lo mismo, sin embargo, con el de las calles Sagunto, San Bruno, Luz Casanova y Padre Urbano, un macrohotel «low cost» de 600 habitaciones que se levantará en una manzana interior rodeado de viviendas y cuya licencia de obras está en trámites.

En términos globales, los vecinos denuncian que el ayuntamiento quiere convertir el barrio en una zona de turismo de borrachera, enfocado a estudiantes nacionales y «erasmus». No quieren convertirse, dicen, en otro «Magaluf», en referencia a la localidad mallorquina frecuentemente desbordada por el turismo «low cost».

Precisamente, el pasado sábado se celebró una asamblea en la que los vecinos decidieron salir a la calle el día 11 de diciembre.

Por lo que se refiere al tercer proyecto citado por los vecinos, se trataría de un edificio de viviendas en el que quedan muy pocos residentes y que una empresa quiere convertir en un edificio de apartamentos turísticos. En este caso no hay constancia de que sea un establecimiento para estudiantes, aunque todo parece indicar que podría terminar siendo «algo parecido». Todo forma parte, en cualquier caso, del «mismo plan de masificación turística» para el barrio, dicen.

Compartir el artículo

stats