Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PAI de viviendas ruinosas del entorno del IVAM se reactiva

Los actuales propietarios anuncian que presentarán un proyecto de urbanización tras quedar desierto el último concurso para desbloquear la unidad, pendiente desde hace décadas

Viviendas ruinosas del entorno del IVAM. j.m.lópez

El PAI de las calles Guillem de Castro, Gutenberg y Lliria que abarca un conjunto de edificaciones y naves ruinosas que degrada el entorno del IVAM se ha reactivado después de que la Concejalía de Desarrollo Urbano declarase hace apenas un mes desierto el concurso para el desarrollo por gestión indirecta del sector.

Este PAI, que abarca la unidad de ejecución 22 del antiguo Pepri del barrio del Carmen, lleva lustros bloqueado. La Concejalía de Desarrollo Urbano declaró el pasado mes de septiembre desierto el concurso para la adjudicación del PAI, al no haberse presentado ninguna alternativa técnica.

La unidad 22 del Carmen comprende un conjunto de edificios, algunos protegidos pero muy degradados, entre las calles Guillem de Castro, Gutenberg y Lliria. Se trata de un sector de complejo desarrollo por cuya gestión se interesó en 2006 una agrupación de interés urbanístico, cuya alternativa técnica llegó a ser aprobada.

El PAI, con una edificabilidad total de 18.938 metros cuadrados, quedó afectado por la suspensión de licencias decretada a raíz de la tramitación del nuevo Plan Especial de Protección de Ciutat Vella, aprobado definitivamente en 2020, y con el cual la propuesta de la agrupación urbanística resultó inviable.

Un PAI de viviendas pendiente desde 1998

Esta unidad de ejecución debía haberla ejecutado la Generalitat en base al convenio RIVA de 1998. Tras años sin desarrollar, el ayuntamiento asumió el PAI para optar luego por la gestión indirecta a través de agente urbanizador privado, que finalmente tuvo que desistir del desarrollo.

Además de la construcción de un aparcamiento subterráneo, este PAI contempla el realojo de los vecinos del edificio de la calle Na Jordana, que forma parte del ámbito y debe derribarse. También se deberá rehabilitar un conjunto de edificaciones del siglo XIX de propiedad municipal que forman parte de antiguas naves y viviendas referente de la etapa industrial valenciana.

El ayuntamiento tendrá que abonar 70.000 euros a la agrupación de interés urbanístico por los gastos derivados de la presentación de la alternativa técnica descartada por el ayuntamiento al no encajar en los nuevos planteamientos del plan especial de Ciutat Vella.

Fuentes de la Concejalía de Desarrollo Urbano apuntaron que los actuales propietarios de los edificios, muchos de ellos deshabitados, se han puesto en contacto con el ayuntamiento para mostrarles su interés por desarrollar este PAI. Según ha sabido este diario, Olivares Construcciones habría asumido la gestión y comercialización del nuevo desarrollo residencial previsto en esta manzana de ubicación estratégica en la primera línea del Jardín del Turia y en pleno centro urbano. El ayuntamiento confía en que se presente un nuevo programa y un proyecto de urbanización acorde a la normativa actual para poder desarrollar el sector.

Compartir el artículo

stats