Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València blinda los servicios sociales subiendo un 400% su presupuesto e incorporando 291 trabajadores

La Generalitat y el Ayuntamiento firman un contrato-programa, dotado con 82,4 millones de euros, que garantiza la estabilidad de los proyectos y los recursos municipales para el período de 2021 a 2024

València blinda los servicios sociales subiendo un 400% su presupuesto e incorporando 291 trabajadores

La vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y el alcalde de València, Joan Ribó, firmaron ayer el contrato-programa para blindar los servicios sociales de la capital valenciana durante 4 años, con una inversión plurianual de 82,4 millones que se concretará en los ejercicios de 2021 a 2024 a razón de 18,97 millones (2021), 21 (2022), 21 (2023) y 21,36 en 2024. Tal como explicó el primer edil, el gasto social se aumenta respecto a 2015, último gobierno del PP en el «cap-i-casal», en casi un 400%, ya que ese ejercicio el consistorio tuvo un presupuesto de 5,3 millones, mientras que en este cuatrienio se va a casi cuadriplicar la inversión en programas, recursos y personal para servicios sociales.

Ribó remarcó que este importante esfuerzo presupuestario va dirigido «a mejorar la vida de la ciudadanía, a garantizar sus derechos y a ofrecer una atención personalizada y universal». Por su parte, Mónica Oltra incidió en que este plan plurianual proporciona «una estabilidad en la financiación» de los programas y servicios prestados a los vecinos de València a medio plazo y garantiza «unos servicios sociales dignos y profesionales para todas las personas». La vicepresidenta subrayó que con los gobiernos del Botànic y del Rialto, la Generalitat está destinando casi 4 veces más recursos económicos a los servicios sociales de València que con los ejecutivos del PP. Mención aparte merece el aumento de presupuesto destinado a contratar más personal: crece un 359,28% y a los equipos del ayuntamiento se van a incorporar 291 trabajadores repartidos entre las categorías de asesores jurídicos, psicólogos, trabajadores y educadoras sociales, técnicos de integración social y auxiliares administrativos. Con ello se va a mejorar la relación entre el profesional y el usuario y se va a agilizar la tramitación de las ayudas a la dependencia, entre otros aspectos. «Hoy -dijo Mónica Oltra por ayer-, es un día emocionante en el que hemos firmado un contrato con la ciudadanía que asegura que durante los próximos años tendrán los servicios sociales».

Por su parte, la concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, destacó que este ambicioso plan presupuestario es «el medio para posibilitar una revolución muy importante, la de la construcción de un sistema universal de servicios sociales sin precedentes». Entre otros aspectos, el Ayuntamiento pondrá en marcha un nuevo servicio de atención a la enfermedad mental en 2023.

El alcalde anunció la creación del Servicio de Atención y Asesoramiento para la Enfermedad Mental, «totalmente nuevo», previsto para ese año. El objetivo, expuso Ribó, es facilitar a las personas destinatarias una atención diurna de apoyo psicosocial y acciones de seguimiento «para que puedan conseguir, dentro de sus posibilidades, su integración social y laboral y la máxima calidad de vida». Por último, Ribó señaló que las personas con trastorno mental «han formado parte históricamente de los grupos sociales más desfavorecidos y olvidados» y «la pandemia ha evidenciado la necesidad de implementar nuevos servicios para mejorar nuestra salud mental».

Compartir el artículo

stats