La concejala de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Valencia, Rocío Gil, ha exigido limpiar las rampas del parking de Parcent, en la plaza Juan de Vilarrasa de Valencia. “Hace más de un año que se cerró el aparcamiento y se están acumulando basuras y enseres, sin que los servicios municipales limpien la zona”, ha alertado Gil, quien ha lamentado “el estado de abandono y suciedad de la plaza Juan de Vilarrasa”. Se trata de una deficiencia vecinal que la propia concejala conoce de primera mano, puesto que tienen una residencia familiar en la plaza.

El aparcamiento está cerrado y pendiente de su rehabilitación. Mientras, la suciedad se acumula. “En el último informe de Quejas y Sugerencias, las quejas en Ciutat Vella por suciedad de la vía pública estuvieron entre las principales quejas de los vecinos de Ciutat Vella, de hecho, en un año han aumentado un 51% las quejas por este motivo en toda la ciudad” asegura Rocío Gil, quien indice en que "es lamentable que el equipo de gobierno permita semejante imagen de degradación a sólo unos metros del Mercado Central y de un edificio Patrimonio de la Humanidad, como es la Lonja”.

Se retrasa en la licitación de las señalizaciones de tráfico

Otro edil de Ciudadanos , el portavoz adjunto, Narciso Estellés, ha centrado su crítica en otro tema: que la concejalía de Movilidad Sostenible que dirige el edil de Compromís, Giuseppe Grezzi, no ha sacado a tiempo la licitación el contrato de señalización vertical y horizontal de las vías públicas, adjudicado en octubre de 2015, y que, tras sendas prórrogas, finalizó el 25 de noviembre de 2021 sin que quepa una tercera prórroga. "Esta circunstancia llevó a los socios del Rialto, Compromís y PSPV-PSOE, a aprobar, en la Junta de Gobierno celebrada el 19 de noviembre, la continuidad de la prestación del servicio en idénticas condiciones a las establecidas en el contrato que está próximo a su vencimiento, en tanto se tramita la nueva licitación que ha sido publicada hace escasos días en la Plataforma de Contratación del Sector Público. “No es comprensible la falta de planificación en contratos esenciales para que el Ayuntamiento ejerza sus competencias básicas. Sabiendo que no cabía una tercera prórroga, Grezzi debió tener listos los pliegos de la nueva licitación al poco de aprobarse la segunda y última prórroga, en octubre de 2020. Llueve sobre mojado, pues ya ha sucedido en casos tan sangrantes como el contrato de limpieza viaria y transporte y recogida de residuos, el contrato de limpieza, mantenimiento y conservación de los espacios ajardinados y arbolado urbano, o el servicio de seguridad y vigilancia en los Centros Municipales de Servicios Sociales”.