El Grupo Municipal Popular ha echado cuentas y éstas le indican que, "desde que gobierna Joan Ribó", la deuda de la EMT se ha disparado en más de 76 millones de euros. Uno de los argumento por los que la empresa debe recibir, antes de fin de año, una inyección económica suplementaria de 17 millones.

El concejal del Grupo Popular, Carlos Mundina, ha pedido “la Intervención municipal de la EMT y que se aparte a Grezzi como gestor del dinero de los valencianos. El 76% de los ingresos de la EMT provienen de dinero público y la calidad del servicio cada día es peor con menos frecuencias de paso y con menos líneas que llegan al centro de la ciudad”. Enumera Mundina una serie de acontecimientos que han ido pasando: "la herencia de Ribó va a ser una EMT quebrada y sumida en el caos. Multa de Hacienda de 10,5 millones de euros, robo de 4 de millones de euros y 26 autobuses quemados”.

Se ha disparado la deuda de la compañía pública de transportes en más de 57 millones de euros, pasando de una deuda a largo plazo en el año 2015 de 31 millones de euros a los más de 88 millones de euros de deuda en la actualidad. También la deuda a corto plazo ha crecido en más de 19 millones de euros, pasando de 20,6 millones de euros a los 39, 6 millones. Si sumamos las dos deudasnos vamos a 128 millones de euros, cuando en el año 2015 estaba en cerca de 52 millones.

También ha afirmado tras conocerse la multa impuesta por la Agencia Tributaria a la EMT por un importe de 10,6 millones de euros que “Grezzi aboca a la ruina a la EMT y debería irse ya porque cada día empeora la gestión, la opacidad y la falta de información es una constante y el servicio se sigue deteriorando por la falta de una buena gestión”.