Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat entregará a València el pabellón de Nou Moles sin acabar

El ayuntamiento recibirá la obra y tendrá que poner el suelo, las canastas o la pintura del edificio

El pabellón de Nou Moles es un coloso deportivo para toda la ciudad. | F. BUSTAMANTE

La Generalitat Valenciana entregará el nuevo pabellón de Nou Moles al Ayuntamiento de València sin terminar. El presupuesto inicial, que ascendía a 11 millones de euros, no ha sido suficiente para completar la obra debido al tiempo que ha transcurrido desde la primera piedra, en el año 2011, y el encarecimiento de los materiales. Así pues, tendrá que ser el consistorio el que acabe el proyecto con sus propios recursos. Entre otras cosas, tendrá que poner el suelo, las canastas y la pintura del recinto, que al parecer se han salido del presupuesto.

El pabellón de Nou Moles, cuyo proyecto fue impulsado hace una década por la exalcaldesa Rita Barberá, está adscrito a los fondos del Plan Confianza de la Generalitat Valenciana, que debía correr con los gastos del que pasa por ser uno de los grandes hitos deportivos de la ciudad. En concreto, se presupuestaron 11 millones de euros.

La obra, sin embargo, ha sufrido varios cambios (para aminorarla debido a la crisis) y eso, junto con los problemas presupuestarios, han demorado el proyecto. En 2019 se le dio un último impulso y la previsión era terminarlo en el verano de 2021. Y efectivamente, la empresa adjudicataria ha acabado sus trabajos en el tiempo previsto, pero no la obra.

Según explicó la concejala de Deportes del Ayuntamiento de València, Pilar Bernabé, la empresa advirtió a la Generalitat que el proyecto se había encarecido por el paso del tiempo y la subida de los materiales. Y el Consell respondió que el presupuesto no podía subir más, ya que los fondos del Plan Confianza están repartidos.

Así pues, ha tenido que ser el consistorio el que se encargue de poner el dinero que falta para acabar las obras y hacerlas por sus propios medios. En consecuencia, «ahora estamos esperando a que la Generalitat nos entregue el pabellón como está para después terminarlo nosotros», resumió la concejala.

Por lo que les ha ido comunicando la empresa, el edificio les llegará sin los suelos, las taquillas, los anclajes o las canastas. Y también llegará sin pintar. Así pues, «en un primer momento hablamos de poner 1 millón de euros y yo creo que al final será más».

Los presupuestos municipales del año que viene ya han incluido 700.000 euros para abordar esos trabajos y todo parece indicar que «no habrá ningún problema» para ampliar esa cantidad en caso de que las circunstancias así lo exijan.

Nueva demora

«Nosotros lo que queremos es que nos entreguen la obra pronto para terminarla lo antes posible», dijo Pilar Bernabé, quien a pesar de todo se mostró muy contenta con el resultado del proyecto, un auténtico coloso en el barrio de Nou Moles. Su idea es mostrar al barrio el estado del pabellón cuando les entreguen las llaves y explicarles lo que ha pasado, porque todo supondrá un «inevitable» retraso en la puesta en servicio.

Precisamente los usos es otra de las cuestiones que se vienen abordando en los últimos meses. En este sentido, la concejala de Deportes explicó que el complejo deportivo, con piscinas y una gran pista central con gradas para 1.200 personas, «ofrece muchas posibilidades y también tiene muchas novias».

Hay clubs de balonmano o wuaterpolo que ya han mostrado su interés por este equipamiento, aunque no parece que vaya a ser, como se había barajado, la sede del equipo de fútbol sala del Levante. Al parecer, las dificultades para las retransmisiones televisivas son uno de los problemas que se han planteado, pues se necesita mucho espacio para los equipos técnicos tanto dentro como fuera del edificio.

Compartir el artículo

stats