La Junta de Gobierno Local aprobó ayer la adjudicación de las obras de peatonalización provisional de las avenidas Pérez Galdós-Giorgeta. Este proyecto, que impulsa la concejalía de Desarrollo y Renovación Urbana, que dirige Sandra Gómez, prevé la ampliación de las aceras y la separación de estas del paso de vehículos, además de la habilitación de un carril para bicicletas y vehículos sostenibles.

Las obras se han adjudicado a la mercantil Becsa por un precio de 732.130 euros y tiene un plazo de ejecución de cuatro meses, con lo cual deberían estar terminadas entre marzo y abril de 2022. La zona de actuación comprende toda la avenida Pérez Galdós y la avenida Giorgeta. Se intervendrá sobre dos kilómetros de avenida y serán varios los barrios que se verán beneficiados por esta actuación blanda de pacificación de una de las avenidas que más tráfico soporta.

La remodelación blanda de esta avenida, en la que se utilizarán los elementos previstos en la guía del mobiliario urbano, es una primera intervención en espera de la ejecución del proyecto definitivo de reforma anunciado por la Concejalía de Desarrollo Urbano en el que se estudiará, a petición de los vecinos del entorno, la supresión del obsoleto paso inferior actual, sobre el que en esta primera intervención no se actuará.

Con la reforma se eliminará un carril de circulación en cada sentido para permitir con ello la ampliación de espacios peatonales y la reserva para dos carriles bici.

El modelo es similar al de las plazas de San Agustín y del Ayuntamiento.