El Ayuntamiento de València, a través de la Concejalía de Pueblos de València, ha anunciado que los presupuestos de 2022 prevén la concesión de una subvención nominativa de 25.000 euros para la celebración de las Corregudes de Joies de Pinedo. “Se trata de la primera ayuda nominativa que este Ayuntamiento dará para la promoción y crecimiento de esta fiesta, el que demuestra nuestro compromiso para que pronto pueda ser declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial”, ha señalado la regidora responsable de Pueblos, Lucía Beamud.

El presupuesto de 2022 de la Concejalía de Pueblos de València ha reservado una partida de 25.000 euros para tramitar una subvención nominativa a la Asociación Sant Antoni Abad de Pinedo, entidad que organiza las Corregudes de Joies. Se trata de una de las fiestas más arraigadas de la tradición valenciana. Se organizan de manera oficial desde 1823, aunque de estas carreras de caballos en la playa de Pinedo hay testimonios que se remontan al siglo XVIII.

El año pasado la Concejalía de Pueblos de València, junto con la de Turismo, inició los trámites para el reconocimiento de esta tradición como Fiesta de Interés Provincial, después de una moción aprobada por unanimidad en el Pleno de València. Años atrás también se inició el expediente para que se considerara Bien de Interés Cultural. “Desde la Concejalía de Pueblos de València existe una voluntad clara de ayudar en aquellas fiestas singulares e históricas de nuestros pueblos, como por ejemplo el Cristo de El Palmar o las Corregudes de Joies. Por ello consideramos adecuado hacer esta importante aportación económica a la organización de las Corregudes de Joies, puesto que está en proceso de conseguir que sea declarada como Fiesta de Interés Turístico Provincial. Le daremos el impulso que necesita”, ha explicado la regidora Lucía Beamud.

La tradición

Las Corregudes de Joies son espectaculares carreras de caballos montados junto al mar. La tradición marca que el jinete o amazona tiene que montar sin silla, tal como se ha hecho desde sus inicios por parte de los agricultores y labradores de la zona, que fueron los que impulsaron estas carreras en el marco de sus fiestas populares. El nombre de Corregudes de Joies proviene del premio que se entrega a los ganadores, unos pañuelos de seda grandes que suelen estar colgados sobre las coronas de laurel durante los días de la carrera. Uno de los pañuelos es para engalanar el cuello del caballo ganador y otro para el jinete que se lleva el triunfo.

Cada año centenares de personas acuden a la celebración de las Corregudes de Joies, que se enmarca dentro de la Fiesta Grande de Pinedo. La carrera de 700 metros en la que los jinetes o amazonas luchan por la “joia”, deja imágenes evocadoras junto al mar y con el puerto de València al fondo. Esta antigua fiesta era habitual en la Huerta de València hace siglos, pero Pinedo es la única población valenciana que la ha mantenido con el paso del tiempo.