Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los socios del Rialto desbloquean el polémico PAI de Benimaclet «manteniendo la edificabilidad»

PSPV y Compromís firman un acuerdo que mantiene los parámetros del PGOU

Ámbito del plan especial del área funcional de Benimaclet, con el PAI Benimaclet Este pegado a la ronda. a.v. | FOTOS DE XXXXXX

Acuerdo en el gobierno de coalición de València, formado por Compromís y PSPV, para desbloquear el PAI de Benimaclet sin rebajar, a priori, la edificabilidad prevista en el sector, donde el plan general permite construir 1.400 viviendas, principal motivo de pugna entre los socios de gobierno.

Los socios del Rialto desbloquean el polémico PAI de Benimaclet «manteniendo la edificabilidad» | FOTOS DE XXXXXX

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de València aprobó ayer, por acuerdo de Compromís y PSPV, encargar a Aumsa la contratación, mediante concurso, de un equipo externo para la redacción del plan especial del área funcional de Benimaclet, que incluirá el rediseño del controvertido PAI de Benimaclet, cuyo desarrollo lleva bloqueado año y medio por la falta de acuerdo de los socios de gobierno.

Los socios del Rialto desbloquean el polémico PAI de Benimaclet «manteniendo la edificabilidad» | FOTOS DE XXXXXX

El pacto alcanzado ayer tras semanas de negociación, explicó la concejala de Desarrollo Urbano y vicealcaldesa, la socialista Sandra Gómez, determina que la edificabilidad «será la fijada por el PGOU», sin rebajarla como defendía Compromís, aunque la volumetría y tipologías tendrán que estar en sintonía con las del barrio para evitar el efecto barrera de anteriores propuestas.

Poco después, el concejal de Ecología Urbana y vicealcalde de Compromís, Sergi Campillo, que en un primer momento valoró positivamente el «principio de acuerdo», matizó que habían firmado el acuerdo «en aras del consenso y de poder avanzar para desbloquear el PAI y darle una solución a los vecinos» de Benimaclet, si bien «sigue habiendo una discrepancia sobre la edificabilidad» que confían en resolver en la fase de participación ciudadana que se abrirá ahora.

El ayuntamiento asume así el diseño y la gestión del sector urbanístico, como planteó el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, que según apuntó ayer el vicealcalde renuncia a exigir al menos ahora recortes de la edificabilidad y reversión de la huerta como piden los vecinos y colectivos ciudadanos próximos a Compromís como Cuidem Benimaclet.

El desarrollo futuro será objeto de un nuevo proceso de participación ciudadana y las edificaciones tendrán que adaptarse a la tipología del barrio. Se buscará un diseño que minimice el impacto de la ronda, sin entrar en el soterramiento de la misma que también planteó la Concejalía de Movilidad, también en manos de Compromís, y garantice la integración con la huerta existente.

El gobierno del Rialto se da así un año para presentar el nuevo plan especial de Benimaclet que elaborará un equipo multidisciplinar (formado por arquitectos, expertos en patrimonio, paisajistas y arqueólogos) y que costará 290.000 euros a las arcas municipales.

El encargo llega un año y medio después de que el alcalde, Joan Ribó, de Compromís rechazase la propuesta de edificación en altura, con 1.400 viviendas, amplias zonas verdes y huertos urbanos, que presentó la agrupación de interés urbanístico liderada por la constructora Metrovacesa, propietaria de la mayor parte del suelo, generando un enfrentamiento con los socios de gobierno socialista, que tienen las competencias en materia de Urbanismo y advertían del coste millonario que supondría la reversión de la huerta que planteaba Compromís. Ribó y su equipo alineados con vecinos y colectivos ciudadanos que demandan una revisión del PAI con casi la mitad de la edificabilidad y sin tocar los huertos urbanos de gestión ciudadana existentes presentaron incluso su propio plan para el sector, diseñado por el arquitecto y asesor de alcaldía David Estal.

Unos meses más tarde, en febrero de 2021 la Concejala de Desarrollo Urbano rechazó formalmente la propuesta del urbanizador argumentando que la ordenación de la constructora, que este verano valló sus solares para evitar el avance de los huertos urbanos y anuncia medidas legales sin se recorta la edificabilidad prevista, no se ajustaba a los objetivos de la Agenda Urbana en materia de sostenibilidad y urbanismo post-covid.

El debate sobre la edificabilidad queda ahora diferido y en espera del resultado del proceso de participación ciudadana y de un nuevo diseño que se integre mejor en el barrio y con la huerta.

El texto del acuerdo suscrito ayer no alude directamente a las viviendas que se podrán construir en Benimaclet Este, pero sí se remite en el punto sexto a un informe de la Dirección General de Ordenación Urbanística de 19 de octubre pasado que fija los criterios técnicos para la redacción del plan especial entre los que se incluye «mantener las determinaciones del PGOU en cuanto a usos y edificabilidad bruta»

dasdasda asASDASDA. Aasdkjadlkajdas lkajsdlkasd lakjdas lkad lka 1 kjdas sadasdasdalka F

1 kjdas sadasdasdalka F

1 kjdas sadasdasdalka F

1 kjdas sadasdasdalka F

1 kjdas sadasdasdalka F

1 kjdas sadasdasdalka F

Compartir el artículo

stats