La Concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de València y la concesionaria del servicio de extinción de plagas han intensificado su lucha contra los focos que se encuentran en domicilios o parcelas particulares. Concretamente, ha pedido a los servicios jurídicos municipales que recurran al juez para entrar en un domicilio de la calle Cullera, número 40, en el que se ha detectado una fuerte concentración de mosquito tigre y el dueño no permite la entrada de los servicios municipales.

Plaga de ratas en una calle de València Levante-EMV

Según consta en el expediente, en agosto de este año ya se hizo una primera intervención con autorización judicial y permiso del propietario. Los técnicos detectaron en el patio interior «gran cantidad de enseres» y «una extraordinaria infestación de adultos de mosquito tigre». Al parecer, en el patio había muchos depósitos y macetas, además de otros recipientes que facilitaban la proliferación del insecto, por lo que el dueño fue advertido de la necesidad de acabar con esa situación.

Pasado el tiempo, los responsables de plagas han ido contactando con el propietario para ver la evolución del problema hasta llegar a un punto en que se constata que no se había resuelto debidamente y el dueño niega la entrada a los servicios municipales.

En esas circunstancias, se activan todos los resortes municipales y finalmente se aprueba una intervención municipal para luego pasarle la factura al responsable de la plaga. Es más, se da traslado a los servicios jurídicos para que pidan al juez una nueva autorización que les garantice la entrada.

Por otro lado, se ha ordenado a la propiedad de los inmuebles situados en la calle Juan Castelló, 12 y 14, la subsanación de una plaga de ratas a través de una empresa especializada. Y en caso de no cumplir la orden podría ser sancionada por una falta grave y, finalmente, intervenir de forma oficial y obligarle a pagar los gastos.

Y algo parecido pasó recientemente con unos solares de la calle Guillem de Castro a cuyos dueños se les dio un breve plazo de tiempo para acabar con las plagas.

El concejal de Sanidad y Salud Pública, Emiliano García, ha explicado que «los avisos por plagas en general han disminuido en un 15% con respecto al año anterior» y ha apuntado, entre otras actuaciones, «a la efectividad de a la ordenanza municipal sobre mosquito tigre que nos permite instar a las propiedades privadas a tener los inmuebles en condiciones adecuadas para evitar la proliferación de este insecto».

Igualmente, ha agradecido «la colaboración ciudadana a través de los avisos porque permite localizar posibles focos y actuar con mayor eficacia». García también ha puesto en valor el trabajo que desarrollan los técnicos y la empresa Lokímica, que han conseguido reducir un 40 por ciento la presencia de cucarachas «gracias a nuevas técnicas para el control de plagas».

De la misma manera, se ha conseguido disminuir y controlar la población de roedores con las estrategias desarrolladas por la sección de Control de Plagas del Ayuntamiento de València, que ha reforzado la campaña en la red de alcantarillado municipal y ampliado los puntos de control.