Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València recibe más de 1.000 reclamaciones por el impuesto de plusvalías en apenas 10 días

Pese al Real Decreto de Hacienda, que buscaba proporcionar seguridad jurídica a los ayuntamientos, los servicios municipales deberán valorar cómo gestionan estos recursos

Vista de la ciudad desde el entorno de la avenida Constitución. | M. A. MONTESINOS

El Ayuntamiento de Valencia ha recibido más de 1.000 reclamaciones concernientes a la recaudación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza en apenas 10 días. En concreto, entre el 28 de octubre y el 8 de noviembre de 2021 se han presentado hasta 1.046 rectificaciones de autoliquidaciones/recursos por las denominadas plusvalías, todas ellas a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional emitida el pasado 26 de octubre. Desde principios de año, hasta la primera semana de noviembre, en el «cap-i-casal» se han presentado un total de 1.576 reclamaciones.

Por su parte, a partir de la inseguridad jurídica que podía provocar esta sentencia, el Ministerio de Hacienda aprobó una nueva normativa recogida en el Real Decreto-ley del 8 de noviembre, con la que se aportaba a los ayuntamientos y a los ciudadanos un nuevo marco legal. El Real Decreto incluye dos modos de cálculo del tributo con el objetivo de ajustarlo a la realidad del mercado inmobiliario y según prefiera el contribuyente. Por parte de los ayuntamientos, estos disponen de hasta 6 meses para modificar las respectivas ordenanzas fiscales reguladoras de este impuesto y adaptarlas a la nueva regulación.

Con la medida de la ministra María Jesús Montero, entre otras cosas, lo que se buscaba era evitar un aluvión reclamaciones en toda España por parte de los ciudadanos que consideren que en el pasado se les ha cobrado de más o de forma indebida por aquella sentencia. Ahora bien, Hacienda sostiene que las cantidades cobradas en el pasado no serían reintegrables a los contribuyentes. Pese a todo, este millar de reclamaciones presentadas en este período en el que hubo un cierto vacío legal es el que deberá resolverse ahora por parte de los servicios municipales.

En este sentido, la concejala Popular Paula Llobet ha criticado «la inacción del gobierno municipal» y ha pedido al alcalde Joan Ribó y a sus socios del ejecutivo del PSOE «que actúen de una vez». «¿Cómo van a resolver estas reclamaciones? ¿Qué medidas van a adoptar? ¿Van a introducir alguna bonificación en València?», ha preguntado Llobet.

En 2021, el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana ha recaudado 32 millones en València y la previsión para 2022 es que el ayuntamiento ingrese otros 35. Por eso, el PP urge a que el gobierno local resuelva esta situación y también a que disminuya la presión «para alcanzar una política fiscal más acorde a la sociedad valenciana».

Compartir el artículo

stats