Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València detecta 170 fraudes en obras y recupera 1,6 millones en impuestos

El consistorio ha recuperado una media de 9.540 euros por cada infractor

Un operario trabaja en la reforma de una vivienda, en el barrio de Campanar. | JOSÉ MANUEL LÓPEZ

El Servicio de Inspección de Tributos y Rentas del Ayuntamiento de Valencia ha impuesto hasta 170 sanciones a particulares y negocios de la ciudad durante 2021 por obras menores o mayores realizadas de forma fraudulenta porque el permiso que solicitaron y obtuvieron, no se corresponde con la realidad de la reforma que acabaron efectuando. Por tanto, pagaron en concepto del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), una cantidad económica muy inferior a lo que correspondía. Sin embargo, el consistorio les ha pillado y ha recaudado hasta 1,620 millones de euros que estos vecinos y empresas defraudadoras habían dejado de pagar en primera instancia y que han tenido que pagar tras efectuarse una nueva liquidación. Se persiguen situaciones como quien paga una licencia para cambiarse las puertas o las ventanas y acaba haciendo toda la reforma. O quien se cambia todo el baño, con un permiso para sustituir la bañera.

En concreto, el Servicio de Inspección de Tributos y Rentas del Ayuntamiento de Valencia, durante 2021, abrió 246 expedientes para revisar las liquidaciones por licencias de obras, es decir por el impuesto ICIO, que se refieren tanto a las obras antes llamadas «menores», -las pequeñas reformas de pisos o locales comerciales-, y las denominadas «mayores», que ahora son licencias urbanísticas de obras. De todos esos expedientes, hasta en 170 reformas (69%), resultó que se había tratado de engañar a la administración local. El desglose total muestra, además, que el 54% de los expedientes referidos, por licencias urbanísticas de obras y actividades, se correspondía con obras mayores, por tanto, son reformas integrales de locales o de edificios, y licencias de obras de nuevas edificaciones. El 46% restante hacían referencia a expedientes de declaraciones responsables y de comunicaciones previas. Son las conocidas como obras menores, que se tramitan en las juntas municipales y se refieren a las reformas de pisos o de pequeños locales.

Por importes, durante este año y tras efectuarse las inspecciones correspondientes, el Ayuntamiento de València impuso liquidaciones por un valor algo superior a 1.620.000 euros. «Esto supone un fraude del 69% sobre lo liquidado por los interesados en el momento de la solicitud», indican fuentes del Servicio de Inspección de Tributos y Rentas. El importe medio de cada expediente es de 9.540 euros, esto es la cantidad media defraudada que ciudadanos y negocios dejaron de pagar y finalmente sí han tenido que reintegrar a las arcas municipales al ser descubiertos.

Conviene recordar que la inspección municipal de tributos del Ayuntamiento de València ya recuperó 8,2 millones de euros de fraude fiscal en el año 2020. En el caso del ICIO, el ejercicio pasado, se recuperaron hasta 800.000 euros, y este año, la cifra se ha duplicado. El curso anterior estuvo marcado por la pandemia, lo que obligó a reorientar la inspección.

Las actuaciones que está realizando el Ayuntamiento de València sobre las liquidaciones de las licencias de obra en 2021 «han permitido aflorar una buena cantidad de recursos que habían sido defraudados a la Hacienda pública y que ahora, gracias al trabajo de los técnicos municipales, podrán regresar a las arcas públicas y revertir sobre toda la ciudadanía», ha señalado el concejal de Hacienda, Borja Sanjuán. Este tipo de inspecciones permiten que los impuestos que pagan todos los valencianos «sean cada vez más justos y que cada ciudadano contribuya equitativamente al sistema, abonando los impuestos que le corresponde», ha matizado Sanjuán.

Compartir el artículo

stats