La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia Mª José Catalá ha criticado el alto coste que para los valencianos tiene el gobierno encabezado por Joan Ribó, ya que «su falta de planificación y sus pocas ganas de trabajar le cuesta este mes de enero a los valencianos cerca de siete millones de euros en facturas por no convocar y adjudicar a tiempo los grandes concursos del Ayuntamiento de València».

Catalá ha realizado estas declaraciones tras conocerse que en la Junta de Gobierno Local de ayer se aprobaron hasta 13 reconocimientos de obligaciones de diferentes concursos públicos «de los que ya han caducado hasta las prórrogas y se ha tenido que recurrir a este mecanismo administrativo para poder pagar el trabajo realizado por las empresas». «Han pasado poco más de 12 días del nuevo año y Compromís y PSOE ya están firmando facturas por valor de 6.708.720 euros porque no se han adjudicado muchos de los contratos claves para poder gestionar una ciudad como València», ha lamentado la lideresa del PP. Catalá ha añadido que a Ribó y sus concejales «se les ha acumulado la faena encima de la mesa porque eran públicos los plazos en que vencían los contratos y no han sido capaces de adjudicarlos, ni siquiera durante la prórroga de muchos de ellos», ha apuntado la portavoz popular. En este sentido, ha detallado que las facturas de la Junta de Gobierno corresponden a la Limpieza de la Zona 2, con 1.253.780€; Limpieza de la Zona 1, con 1.224.102€; Recogida de Residuos Zona 2, con 891.645€; Recogida Residuos Zona 1, con 863.443; Limpieza Zona 3, con 554.781€; Recogida Selectiva Zona 1, con 595.965€; Gestión Inteligente del Tráfico, con 454.346€; Recogida de Residuos Zona 3, con 368.998€; Recogida Selectiva Zona 2, con 309.550€; Recogida Selectiva Zona 3, con 151.423€ y Mantenimiento de fuentes ornamentales, con 40.687€.

Sobre estas facturas Mª José Catalá ha recordado que estos gastos «se han realizado sin contrato y con omisión de la preceptiva fiscalización previa del gasto y de la intervención del reconocimiento de la obligación por lo que Ribó debería agilizar los concursos y adjudicaciones pendientes». Asimismo, ha señalado que en el caso de la factura de la prestación de seguridad en los museos municipales el secretario del ayuntamiento ha apuntado «que sería conveniente que se indique el estado de tramitación en el que se encuentra el expediente de contratación que pone fin a una situación que no debe prolongarse más de lo estrictamente necesario, ya que , en caso contrario, y tratándose de un servicio no esencial, debería interrumpirse la prestación», ha matizado.