Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de Correos serán trasladados al edificio de S. Vicente

El servicio de atención al cliente permanecerá en el edificio

Servicio de atención al cliente dentro de la sede de Correos. g.caballero

El edificio de Correos de la plaza del Ayuntamiento está ya de mudanza. Medio centenar de trabajadores tendrán que dejar esta sede histórica de València antes del 31 de enero y ocupar unas nuevas dependencias en el edificio de la calle San Vicente, 175, cuyas instalaciones se están adecuando para la ocasión. El servicio de cartería permanecerá, no obstante, hasta el 31 de marzo, y se quedará de forma permanente el servicio de atención al público. Los sindicatos no han puesto grandes objeciones a la operación más allá de sus dudas acerca de la rapidez del traslado y el estado de las dependencias que van a ocupar.

Como informó ayer Levante-EMV, la compra del edificio de Correos por parte de la Generalitat Valenciana está cerrada y tasada en 22 millones de euros. Esta misma semana se escenificará ese acuerdo y la idea es desalojar el edificio lo antes posible.

Según fuentes sindicales, el grueso del personal deberá estar fuera del edificio antes del 31 de enero, concretamente la dirección de Correos en València y los representantes de las cinco centrales sindicales. Por su parte, la unidad de reparto (cartería) tiene de plazo hasta el 31 de marzo. Y permanecerá en el edificio el servicio de atención al público, que podría abrirse en el lateral del edificio que da a la calle Correos.

Tanto los trabajadores que salen este mes como los que lo harán en marzo serán trasladados a las dependencias de la empresa en la calle San Vicente, que tienen un perfil más operativo y se encuentran en unas condiciones bastante deficientes, según los sindicatos.

De hecho, esa es su mayor preocupación. Aunque se están llevando a cabo obras de reforma, tanto fuentes del Sindicato Libre de Correos, como de la Confederación General del Trabajo (CGT) han expresado sus dudas acerca de las oficinas que encontrarán en su nuevo emplazamiento.

«Todo se ha hecho muy deprisa. Se han precipitado las cosas. Si se hubiera dicho hace dos meses no habría ningún problema con la seguridad de las nuevas oficinas ni con el estado de las instalaciones, pero nos lo han dicho muy tarde y no sabemos si va a dar tiempo a todo», dijeron fuentes del Sindicato Libre de Correos.

«Las instalaciones de la calle San Vicente están muy deterioradas y aunque la empresa nos garantiza que todo estará bien, tenemos muchas dudas al respecto, añadieron los representantes de CGT, que recuerdan que además de las medidas de seguridad propias de este tipo de instalaciones, «estamos en tiempos de pandemia y hay que tener en cuenta distancia de seguridad y todo lo que tiene que ver con el protocolo covid».

Ambos sindicatos admitieron, en cualquier caso, que la dirección de Correos ha mantenido varias reuniones con ellos y que las van a seguir manteniendo, por lo que en principio no tienen nada que objetar a la operación en sí misma, que se venía perfilando desde hace varios meses.

Compartir el artículo

stats