La concejala del Grupo Municipal Popular Julia Climent ha denunciado el deplorable estado en el que se encuentra la estatua de El parotet, obra del prestigioso pintor y escultor valenciano Miquel Navarro. Los Populares han presentado una moción a la próxima Comisión de Cultura para instar al equipo de gobierno a restaurar, cuanto antes, la citada escultura pública, a fin de recuperar su tonalidad original, así como a mejorar su mantenimiento y conservación, con ocasión del cumplimiento el año que viene del vigésimo aniversario de su donación. “Se trata de una cuestión de respeto al artista, a la fundación que hizo la donación y a la propia ciudad en vísperas de esta fecha tan señalada”, ha apuntado Climent. 

“Cuando se cumplen prácticamente dos décadas de su inauguración, el aspecto de El parotetresulta de lo más mejorable, habiendo perdido en buena medida su color azul característico, como consecuencia del paso del tiempo, pero, sobre todo, de la falta de mantenimiento por parte del Ayuntamiento”, ha lamentado la concejala Julia Climent. “Lo mismo puede decirse de la jardinería de la glorieta en la que se ubica, totalmente descuidada y sin mantenimiento alguno, como prueba el crecimiento de hierbas adventicias en toda la pradera de césped, haciendo preciso, con carácter complementario a la rehabilitación de la escultura, la realización de trabajos y labores de jardinería para la recuperación de su estado e imagen inicial”, ha señalado. 

 Como recuerda Julia Climent, El Parotet fue un regalo en 2003 de la Fundación Bancaja a la ciudad de Valencia con motivo de la celebración del 125 aniversario de su Obra Social, creada en 1878 a instancias de la Real Sociedad de Amigos del País. Con una altura de 46 metros y un peso de 93 toneladas, es obra del artista Miquel Navarro, recientemente nombrado académico de la Real Academia de Bellas de San Carlos, destacando, al igual que muchas de sus creaciones, por su verticalidad, sus dimensiones colosales y por la acusada estilización de sus formas. La escultura, realizada en hierro pintado en azul mediterráneo y valorada en 1,1 millones de euros, representa a un guerrero, de carácter totémico,en posición erecta y en estado de reposo. 

 Conocida popularmente como “el parotet” por su semejanza con una libélula, ésta se alza desde octubre de 2003 a modo de vigía en la Plaza de Europa, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias y a la Torre de Francia, edificio este último con el que parece rivalizar en altura. Según el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y la Fundación Bancaja con motivo de su donación, todos los gastos inherentes al uso, conservación y mantenimiento de la estatua correrán a cargo del Consistorio. “La labor de restauración de El parotet corresponde al Gobierno municipal y no existe mejor oportunidad para acometerla que en la víspera del vigésimo aniversario de la icónica creación del artista de Mislata”, ha manifestado la edil Popular.

 Como señala Climent, no es la única estatua de Miquel Navarro en Valencia. Suyas son también las obras Fuente pública (más conocida como La pantera rosa), Home Guaita y Motoret 2000. En 1984 se inauguraría la primera de ellas en las inmediaciones de la Plaza Sanchis Guarner, bajo el patrocinio de la Sociedad de Aguas Potables y Mejoras de Valencia. Una década después, la Fundación Bancaja cedería la escultura en acero Home Guaita para su emplazamiento en los Jardines del Real, presidiendo desde 1999 la entrada del Museo de Ciencias Naturales. Por último, dos años más tarde, se instalaría en el acceso al Umbracle Motoret 2000, junto con otras piezas escultóricas de reconocidos escultores valencianos, como Joan Cardells o Ramón de Soto.