La asociación empresarial Coordinadora de Hostelería de los Barrios de València denuncia que el Consistorio "actúe a ciegas para minimizar el impacto acústico en la ciudad" mediante la instalación de sonómetros y lamenta que se "señale como culpable al sector". En un comunicado, la Coordinadora ha lamentado la "deriva de las actuaciones del Ayuntamiento, focalizadas en la restricción de la actividad de las pymes, principalmente con los recortes de terrazas y sobre todo en un momento crítico para la actividad de la hostelería y el ocio por los efectos devastadores de la pandemia y su sexta ola".

En este contexto, desde el colectivo insisten en que la instalación de sonómetros en las distintas zonas de ocio "carece de los más elementales criterios técnicos y de la capacidad para evaluar cuáles son las verdaderas causas del ruido nocturno en la ciudad". Como anunció este periódico, el ayuntamiento suma ya 38 sonómetros, 22 de reciente incorporación, para zonas como la plaza de Honduras o Russafa.

En este sentido, argumentan que estas mediciones "siguen careciendo de un trabajo de campo o de la instalación de cámaras que permitan identificar las fuentes del ruido y sus niveles acústicos". Sin embargo, subrayan, estas mediciones vienen "utilizándose para atacar la actividad de la hostelería y el ocio, en lugar de poner el foco los botellones, el servicio de la recogida de basura, el tráfico o las concentraciones de público en la calle, que son las verdaderas causas del ruido nocturno en la vía pública".

Para el colectivo hostelero "ha llegado el momento de dejar claro que la actividad de los locales de ocio y establecimientos de hostelería está absolutamente regulada y cumplen con todas las exigencias de insonorización".

"Somos las víctimas de la problemática del ruido", aseguran los hosteleros

Por ello, no pueden convertirse, señalan, "en la víctima de la problemática del ruido, siendo que no tienen nada que ver con el impacto ambiental de la actividad social del ocio, el ruido del tráfico o las molestias generadas por los servicios públicos que se desarrollan en la ciudad".

Asimismo, la Coordinadora reclama la puesta en marcha inmediata del Observatorio del Ocio y el Turismo, cuya creación cumple tres años el próximo mes de abril.

Sin embargo, recuerdan que "ni siquiera se ha articulado su composición, sistema de trabajo ni su convocatoria, a pesar de los compromisos adquiridos ante la Federación de Asociaciones de Vecinos o el colectivo de los trabajadores y empresarios del sector servicios, del ocio y la hostelería".