El Ayuntamiento de València calcula que necesitará 12,5 millones de euros para consolidar la estructura y poner en marcha el edificio de Hacienda de la calle Guillem de Castro. Después de estudiar el edificio, los servicios técnicos han hecho esa valoración para ponerla sobre la mesa en la negociación sobre el precio de compra del edificio que se mantiene con el Ministerio de Hacienda. Su idea es adquirirlo e instalar allí servicios municipales relcionados, previsiblemente, con los impuestos.

Una vez que el Ayuntamiento ya dispone de las conclusiones del informe con los trabajos de campo y cálculos para el reconocimiento del edificio ubicado en Guillen de Castro (antigua sede de Hacienda) y la estimación económica de refuerzo estructural necesario para dar cumplimiento a normativa y uso administrativo al edificio, el Consistorio está analizando actualmente la viabilidad de la adquisición del inmueble para poder dedicarlo a la ampliación y reestructuración de servicios municipales. Tal como ha explicado el alcalde, Joan Ribó, la actual situación de las finanzas municipales, con un porcentaje de deuda muy por debajo del límite permitido (y que se calcula que se situará por debajo de los 300 millones € durante el actual ejercicio), y una reducción progresiva de los intereses por la deuda y los gastos financieros (hasta el 97% desde el año 2012), permitiría al Consistorio ampliar su patrimonio inmobiliario con este edificio sito en pleno centro urbano.

Hay dinero suficiente

Tal como ha subrayado el alcalde, “disponemos ya del informe con los trabajos de campo y los cálculos económicos de cuánto supondría el refuerzo estructural necesario para dar cumplimiento a la normativa y poder dedicar el inmueble a la ampliación y reestructuración de los servicios municipales”. “Y económicamente podemos –ha subrayado- gracias a todo el esfuerzo de reducción de la deuda que hemos hecho anteriormente, y que nos permite iniciar una operación de este tipo”.

La Delegación de Gestión de Recursos contrató semanas atrás, a través de la Sección de Arquitectura y Supervisión de Proyectos del Servicio de Arquitectura y del Servicio de Arquitectura y Servicios Centrales Técnicos del Ayuntamiento, el estudio patológico del edificio, sito en el número 4 de calle de Guillem de Castro, con el fin de determinar el alcance del coste económico previo a la intervención.

El informe de resultados de los trabajos de campo y cálculos para el reconocimiento del inmueble recoge una estimación económica de refuerzo estructural de casi 4 millones de euros (3.863.057,30 €, IVA incluido). Además, una vez ejecutada la intervención estructural, y siguiendo los módulos utilizados por el Servicio de Arquitectura y Servicios Centrales Técnicos consensuados técnicamente, se estima la habilitación de obras para una superficie mayor a 10.000 metros cuadrados en 799,44 €/m2. Teniendo en cuenta que la superficie del edificio es de 10.870 m2 aproximadamente, la habilitación se valora en algo más de 8 millones y medio de euros (8.689.912,80 €). Por todo ello, el informe el informe establece un valor total estimado para la operación (la habilitación más el refuerzo estructural) que alcanzaría los 12 millones y medio de euros (12.559.057,30 €).

El edificio tiene una estructura de pilares y vigas de hormigón in situ con una cimentación aislada con vigas de atado en una sola dirección, constituidas por zapatas interiores cuadrangulares. La cimentación de la fachada responde a la misma configuración con zapatas aisladas y forjados unidireccionales de viguetas hormigonadas in situ con bovedillas de hormigón y capa de hormigón en masa de reparto sin mallazo. El revestimiento es de terrazo colocado sobre cama de mortero de arena. En su conjunto, el edifico analizado presenta síntomas de deterioro estructural aunque, según el informe técnico, se considera viable su refuerzo e intervención.

El edificio tiene una superficie que supera los 10.000 metros cuadrados y será destinado a la gestión de tributos

Tal como ha explicado la regidora de Gestión de Recursos, Lluïsa Notario, “desde el Servicio de Arquitectura y Servicios Centrales Técnicos hemos trabajado con todos los antecedentes y estudios previos que había sobre el edificio, y estimamos conveniente realizar un estudio patológico que determinara cuál era el estado real de la estructura del edificio para poder cuantificar cuál sería el alcance de su rehabilitación y cuál sería el coste económico, y poder así tomar la mejor decisión respecto de su adquisición”. “Una vez realizado el estudio patológico –ha subrayado- se ha podido comprobar que el edificio presenta síntomas de deterioro estructural que hacen que, aunque sea viable la rehabilitación del edificio, el refuerzo de la estructura se cuantifica en 3.863.057,30 € y hay que tenerlo en cuenta en la hora de tomar decisiones”.

Como es conocido, el Ayuntamiento de València inició a principios de año las negociaciones con el Ministerio para estudiar la compra de este edificio, que lleva cerrado desde 2016, y que el Ministerio pretendía que fuera recalificado para poder venderlo a alguna cadena hotelera, un plan que decayó después de que el Plan Especial de Ciutat Vella fijara que ese inmueble tendría que continuar acogiendo instalaciones públicas.

"Una oportunidad que hay que aprovechar"

El concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ha asegurado que se trata de una “oportunidad para el Ayuntamiento de València que hemos de aprovechar”. “Los servicios públicos locales han demostrado no solamente ser eficientes sino absolutamente necesarios, especialmente en estos momentos de pandemia”, ha explicado el edil, quien ha argumentado que, por eso, “lejos de seguir la senda de la reducción del sector público local, nosotros queremos redignificarlo: y este edificio puede ser un gran espacio de atención ciudadana, un gran espacio de gestión municipal que nos permita ofrecer un mejor servicio público a toda la ciudad”. Sanjuán ha recordado que para viabilizar esta operación en el menor tiempo posible ya ha habido contactos preliminares con los responsables estatales, y ha señalado que espera “continuar este impulso para que el edificio sea pronto una de las sedes del Ayuntamiento de València a la que pueda acudir la ciudadanía a relacionarse con un ayuntamiento que es suyo”.