Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gómez plantea derribar las fincas de los "narcos" en las Casitas Rosas

PP y Cs insisten en denunciar que las bandas de delincuentes «campan en la ciudad»

Vista general del hemiciclo del Ayuntamiento de València, en el pleno de ayer, en el momento que intervenía Narciso Estellés (Cs). | GERMÁN CABALLERO

La concejalía de Desarrollo y Renovación urbana está trabajando en una hoja de ruta transversal para abordar el problema de degradación urbana que sufre las Casitas Rosas de la Malva-rosa y que plantea incluso derribar las fincas ocupadas por narcotraficantes en este barrio del Marítimo.

El portavoz de Compromís, Carlos Galiana, junto al vicealcalde Sergi Campillo, atiende a los medios. g.caballero

El objetivo principal que se va marcar este plan, subrayó la vicealcaldesa Sandra Gómez (PSOE), es el de «ayudar a las familias que viven en estos edificios a través de la rehabilitación». La concejala de Desarrollo Urbano abrió la puerta, sin embargo, a que «determinados bloques en los que no viven familias y se han convertido en foco de tráfico de drogas puedan, incluso, ser derribados».

Sandra Gómez habla a la prensa con 4 de sus concejales detrás. g.caballero

Este anuncio fue realizado por Gómez antes de iniciarse el pleno de ayer. La vicealcaldesa avanzó que el Ayuntamiento de València ha contactado con expertos que han trabajado en casos similares como el barrio de La Mina, en Barcelona, o Pignatelli, en Zaragoza. Estos barrios tienen en común con la Malva-rosa los problemas de delincuencia, venta de droga, degradación urbanística y emergencia social.

Catalá y Ferrer, del PP, entran al hemiciclo del Ayuntamiento de València. g.caballero

Precisamente, los problemas de inseguridad ciudadana en barrios como la Malva-rosa, Orriols o L’Eixample volvieron a suscitar un agrio enfrentamiento entre el Govern del Rialto y la oposición.

El grupo de Ciudadanos, en el hemiciclo, con Giner a la izquierda. g.caballero

El concejal Narciso Estellés, de Ciudadanos, manifestó que la ciudad «se ha degradado y ha pasado del desorden a la inseguridad» y hay barrios como la Malva-rosa y Orriols que están «en pie de guerra». Asimismo, en el Ensanche, tras una campaña de robos y ataques que ha denunciado Cs, los vecinos están preocupados porque «sus hijos han sido agredidos y robados por bandas».

Joan Ribó participó en la sesión plenaria de forma telemática por la mañana. g.caballero

La portavoz del PP, María José Catalá, lamentó «la escasez de efectivos y de recursos en la calle» para garantizar la seguridad ciudadana, ya que la Policía Local está «esquilmada, agotada y cansada».

Por último, el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, le recordó a Catalá que fue el gobierno de Rita Barberá «el que no convocó oposiciones durante años» pese a que sabía que cientos de agentes iban a pasar a la 2ª actividad y a jubilarse. De aquellos polvos, hoy estos lodos, vino a justificar el edil.

Compartir el artículo

stats