Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sandra Gómez asegura sentirse "hostigada" por un colectivo vecinal de Benimaclet

Dos equipos valencianos y un despacho de Madrid optan al rediseño del PAI frustrado de Metrovacesa

Sandra Gómez en una visita a las nuevas casas de Sogueros.

La manifestación vecinal celebrada el pasado domingo en Benimaclet bajo el lema "No al PAI de Sandra Gómez" y a la que asistieron unas 2.000 personas fue calificada ayer por la vicealcaldesa como un "intento de acoso y hostigamiento" hacia ella por parte de un colectivo muy concreto. Así lo explicó la también concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, durante la visita al inicio de obras de una promoción de viviendas de alquiler asequible de Aumsa en Ciutat Vella. Para Sandra Gómez la concentración que el domingo recorrió las calles del barrio para protestar contra la canalización de una acequia que riega los huertos ciudadanos que ocupan los terrenos del futuro PAI de Benimaclet va más allá del derecho de manifestación. "No se entiende una manifestación con un eslogan tan claro si no es por un ataque partidista", dijo. 

Sandra Gómez subrayó que el diseño del PAI de Benimaclet "no lo va a decidir una constructora", en alusión Metrovacesa, propietaria mayoritaria del suelo cuyo diseño para el barrio con torres en altura fue descartado por el alcalde, Joan Ribó, pero tampoco "un único colectivo ciudadano", en alusión a Cuidem Benimaclet, la plataforma vinculada a Compromís que defiende la reformulación del PAI con una reducción considerable de la edificabilidad aprobada en el plan general (PGOU). "Los propios vecinos nos piden que el futuro del barrio no lo puede decidir un único colectivo", remachó la concejala, quien recordó que el proceso de contratación de un equipo externo por parte de Aumsa para la revisión del planeamiento de Benimaclet, que incluirá un nuevo proceso de participación ciudadana, sigue avanzando.

Estudios de arquitectura

Son tres estudios de arquitectura los que optan al contrato para la revisión del planeamiento de Benimaclet (área funcional 18) en la que se dará una solución consensuada al controvertido PAI de Benimaclet. Los despachos que se han presentado a la convocatoria son el Estudio de Territorio, Arquitectura y Medioambiente (TAMA), al frente del cual está la valenciana Carmen Marco Valero; el estudio con sede en Madrid Ezquiaga Arquitectura, Sociedad y Territorio, especializado en "gestión de operaciones urbanas complejas, planificación estratégica, ordenación del territorio, y proyecto de espacios urbanos, y el estudio Merino y Terrasa, constituido en 2003.

Los socios del gobierno del Rialto (Compromís y PSPV) acordaron en diciembre pasado ante la disparidad de criterios sobre el desarrollo del PAI de Benimaclet encargar a un despacho externo la revisión de planeamiento no solo del sector sino de todo el barrio. El encargo se hizo, a priori, sin rebajar la edificabilidad prevista en el sector, donde el plan general permite construir 1.400 viviendas, principal motivo de pugna entre los socios de gobierno.

En diciembre se acordó encargar a Aumsa la contratación, mediante concurso, de un equipo externo para la redacción del plan especial del área funcional de Benimaclet, tras año y medio de bloqueo del sector urbanístico, cuyo principal propietario es Metrovacesa, ante las discrepancias de Compromís y PSPV, que tiene delegadas las competencias urbanísticas.

El acuerdo alcanzado en diciembre determina que la edificacibilidad «será la fijada por el PGOU», sin rebajarla como defendía Compromís, aunque la volumetría y tipologías tendrán que estar en sintonía con las del barrio para evitar el efecto barrera de anteriores propuestas. Compromís precisó entonces, a través del vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, que «sigue habiendo una discrepancia sobre la edificabilidad» y que confiaba en resolver en la fase de participación ciudadana que se abrirá ahora.

El desarrollo futuro será objeto de un nuevo proceso de participación ciudadana y las edificaciones tendrán que adaptarse a la tipología del barrio. Se buscará un diseño que minimice el impacto de la ronda, sin entrar en el soterramiento de la misma que también planteó la Concejalía de Movilidad, también en manos de Compromís, y garantice la integración con la huerta existente.

El gobierno del Rialto se ha dado un año para presentar el nuevo plan especial de Benimaclet que elaborará un equipo multidisciplinar (formado por arquitectos, expertos en patrimonio, paisajistas y arqueólogos) y que costará 290.000 euros a las arcas muncipales y al que optan los tres despachos citados.

Compartir el artículo

stats