La concejala de Patrimonio, Isabel Lozano, ha anunciado que el consistorio aprobará en la Junta de Gobierno Local del próximo 1 de abril convocar una concurrencia pública de diez locales de la ciudad de València “dada la alta demanda de espacios por parte de las entidades sociales y vecinales de la ciudad”.

Tal como ha explicado Isabel Lozano, “es una demanda habitual de las entidades sin ánimo de lucro que el ayuntamiento les ceda locales para desarrollar las actividades de interés social. Y es voluntad del equipo de gobierno del Ayuntamiento de València fomentar la participación ciudadana a través del tejido asociativo”.

Entre los inmuebles de propiedad municipal figuran una serie de locales que se encuentran actualmente en diferentes circunstancias y que, con distintos niveles de inversión para las entidades cesionarias, pueden resultar idóneos para desarrollar actividades por su parte. En total son diez, y están situados en la plaza Portal Nou, avenida Catalunya, calle Impressor Montfort, calle Mediterrània, calle Soguers, calle Josep Benlliure, calle Lluís Despuig, el edificio “Torreta 2” situado en la plaza Saragossa, la Alquería Parque Urbano de Malilla Norte y la calle Torn de l’Hospital. En total, son tres en el barrio del Cabanyal-Canyamelar, dos en el barrio del Carme y uno en cada uno de los barrios de Mestalla, Ciutat Universitària, Velluters, Malilla y Patraix.

“Desde el año 2015, cuando se aprobaron unas bases con esta finalidad, las cesiones de uso a este tipo de entidades se han realizado mediante un procedimiento de concurrencia pública. Sin embargo, hemos considerado conveniente y oportuno que se aprueben unas nuevas bases, recogiendo una regulación más detallada de los derechos y obligaciones de las entidades cesionarias, estableciendo que únicamente podrán cederse locales a aquellas entidades sin ánimo de lucro que no dispongan de algún local cedido por el ayuntamiento”, ha dicho Isabel Lozano.

 

Necesidad de reformas

Pero ese no ha sido el único cambio en los criterios. Dado que existen locales con necesidad de reformas importantes, un 20 % de la puntuación, en este tipo de espacios, tendrá en cuenta el valor de las obras que cada entidad se compromete a realizar en el local para el ejercicio de sus actividades.

Además, para que las entidades puedan amortizar el esfuerzo de adecuación, se han establecido plazos de cesión para los locales con necesidad de intervenciones de diez años, prorrogables hasta cinco más, a diferencia de los que únicamente requieren obras de adecuación que no afecten a la estructura, que tienen un plazo de cuatro años, prorrogables hasta cuatro más.

Para fomentar que la cesión de locales llegue al mayor número posible de entidades, y dada la alta demanda existente, se valora muy positivamente (hasta el 40 % de la puntuación) la disponibilidad y el compromiso de las entidades para compartir el uso del local.

Finalmente, se valorarán con hasta 40 puntos las características de la entidad y del proyecto presentado, teniendo en cuenta tanto la implicación de la entidad en el “tejido social” del barrio y las actividades realizadas en los dos últimos años en coordinación con las asociaciones vecinales y sectoriales del barrio y del distrito, con el Ayuntamiento de València o con otras personas o entidades distintas de las anteriores, como el interés social de los programas, proyectos o actividades realizadas. También se tendrá en cuenta la valoración del programa de actividades de la entidad para el año siguiente y el horario de apertura y uso propuesto para el local.

Las entidades cesionarias, además de que deben obtener las licencias y autorizaciones necesarias para el desarrollo de su actividad, están obligadas a conservar diligentemente los locales, a la contratación y pago de los suministros necesarios para su actividad y al pago de los gastos ordinarios de comunidad que correspondan al local cedido. En cambio, no tendrán que abonar ningún importe al Ayuntamiento en concepto de alquiler, ya que la cesión es totalmente gratuita dada la actividad de carácter social que se desarrollará en estos espacios.

La convocatoria se aprobará el próximo 1 de abril en la Junta de Gobierno Local y se publicará “inmediatamente” en la web municipal toda la información para que las entidades tengan tiempo de conocerla y preparar la documentación que deben presentar.

Isabel Lozano, que también es concejala de Servicios Sociales, ha querido “poner en valor la labor que realizan las cientos de entidades sociales y vecinales en nuestra ciudad”, y ha añadido que “para el gobierno de Joan Ribó es primordial mantener una estrecha colaboración y un trabajo conjunto y diario con ellas. Lo hacemos en temas de atención a personas sin techo, donde su ayuda es primordial, pero también en otras cuestiones como la prevención de la violencia machista o la atención a personas vulnerables de nuestra ciudad”.