Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Rialto gastará 23 millones del remanente en pagar deuda y 58 en atender la emergencia social

Sanjuán recuerda que el Gobierno ha hecho una excepción por la pandemia

Borja Sanjuán habla con el alcalde, Joan Ribó, en el pleno de presupuestos. | F.BUSTAMANTE

El gobierno municipal de València, formado por Compromís y PSPV, va a aprobar en la Junta de Gobierno Extraordinaria de hoy un acuerdo por el que va a destinar 58,9 millones de los remanentes del ayuntamiento a pagar gastos derivados de nuevas necesidades que surjan durante el resto del ejercicio presupuestario de 2022; y otros 23,760 millones, a pagar deudas con los bancos. El acuerdo parte de la constatación de que el ejercicio de 2021 lo ha cerrado el Govern del Rialto con unos remanentes de 83, 139 millones, que equivale al importe del superávit presupuestario consolidado.

El PP de València ha denunciado que este acuerdo del gobierno local «puede ser una presunta ilegalidad, como advierten tanto la Intervención General como Intervención de Contabilidad y Presupuesto, cuyos informes son de disconformidad con la propuesta del concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ya que afirma que el remanente de 2021 sólo se puede destinar a amortizar deuda y no a gasto. Tampoco la propuesta cuenta con el informe preceptivo del secretario municipal», añaden los populares.

La portavoz del PP María José Catalá señala que esta medida, que califica de «presunta ilegalidad» no se hubiera producido si el Gobierno de Joan Ribó y el PSOE «hubiera hecho los deberes». Del presupuesto de 2021, «se dejaron por ejecutar 152 millones de euros, si hubieran rebajado los impuestos y tasas municipales a las familias en 2021 o hubieran destinado más dinero a ayudas a los sectores afectados por la crisis del Covid» no existirían estos remanentes ahora.

Sin embargo, aunque el secretario municipal y el interventor han dado su disconformidad, en la moción que presenta Borja Sanjuán está la justificación legal que dan los socialistas a este acuerdo. Según el PSOE, el marco jurídico generado por el Gobierno de Pedro Sánchez para abordar la situación de emergencia social derivada de la pandemia habilita a los ayuntamientos a pagar gasto con dinero procedente de sus remanentes u ahorros municipales de otros ejercicios y no solo deuda bancaria como obliga la normativa.

De acuerdo con las directrices comunitarias, recuerda la propuesta de Sanjuán, «el Consejo de Ministros del 6 de octubre de 2020 suspendió las reglas fiscales de ese año y del siguiente; el Congreso de los Diputados respaldó la decisión del Gobierno el día 20 de ese mismo mes. Y con vistas a los planes presupuestarios del ejercicio 2022, el Consejo de Ministros del pasado 27 de julio acordó el mantenimiento de la suspensión de las reglas fiscales que el Congreso de los Diputados ratifica por segunda vez el 13 de septiembre de 2021». En resumen, Compromís y PSPV creen que se puede pagar gasto o inversiones con el dinero de los remanentes pese al criterio del interventor y del secretario.

Por su parte, Fernando Giner, líder de Ciudadanos, lamenta que Compromís y el PSPV «no accedieron a la rebaja de impuestos de 50 millones que exigíamos para aprobar los presupuestos de 2022», porque «prefieren tener parte del dinero del contribuyente parado y sin destinar a inversiones o gasto productivo, cuando podrían haberlo dedicado a aliviar la carga fiscal de nuestras familias, autónomos y Pymes», ha explicado el regidor.

Por último, Sanjuán concluye que el Rialto va «a priorizar el gasto de los remanentes en los capítulos que permitan al Ayuntamiento de València generar la máxima actividad posible tras la covid y, al mismo tiempo, mantener la tendencia de reducción de la deuda que se intensificó en 2015». «Vamos a dedicar casi 59 millones de euros a financiar inversiones, aumentar las ayudas o, en definitiva, mejorar nuestra ciudad y propiciar la reactivación económica», ha acabado.

Compartir el artículo

stats