Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

València prohibirá los coches contaminantes en cinco grandes áreas

La Zona de Bajas Emisiones contará con 274 cámaras y 93 puntos de control en calles y plazas

Detalle de una de las cámaras de control de acceso a la APR de Ciutat Vella Nord. En la imagen, un policía explica a un conductor cómo acceder al área.

La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de la ciudad de València, cuyo proceso de implantación ya anunció Levante-EMV en febrero, estará dividida en 5 grandes áreas en las que no podrán circular los coches y motos más contaminantes y contará con 274 cámaras que contralarán los vehículos desde casi un centenar de puntos de control (PdC).

Estas zonas geográficas son: Área Norte 1 (AN1), delimitada por el antiguo cauce del río Turia (marginal izquierda), la Ronda Norte y el litoral marítimo, excepto el recinto de la Politécnica de València (UPV); Área Norte 2 (AN2), que corresponde a la Politécnica; Área Centro (AC), delimitada por el cauce antiguo del Turia (marginal derecha), y las calles Colón, Xàtiva y Guillem de Castro; Área Sur 1 (AS1) acotada por el cauce antiguo del Turia (marginal derecha), la Avenida del Cid y V-30, excepto el área Centro; y Área Sur 2 (AS2), que abarca los barrios situados entre la Ronda Sur y la V-30. Además, el Área Sur 1 incluye también los Poblados Marítimos situados al sur del antiguo cauce del río Turia (Nazaret y Pinedo).

Esta información con el detalle de las futuras áreas de la ZBE de la capital valenciana figura en el documento anexo al acuerdo de la Junta de Gobierno, que el pasado viernes aprobó la licitación de un contrato por valor de 10,863 millones de euros para comprar e instalar las cámaras y el resto de equipamientos necesarios para poner en marcha esta Zona de Bajas Emisiones, que estará en funcionamiento a finales de 2023. De hecho, la premura por acelerar estas zonas donde no podrán circular los vehículos más contaminantes está motivada porque el 90% de ese dinero, sin IVA, se sufragará con cargo a los fondos europeos Next-Generation EU. El plazo de ejecución del contrato se ha previsto en 24 meses.

¿Qué es una Zona de Bajas Emisiones?

Una Zona de Bajas Emisiones es básicamente un área de acceso restringido basada en criterios medioambientales de los vehículos que circulan por ella, según la definición contenida en el apartado 3 del artículo 14, de la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética según la cual: "Se entiende por zona de baja emisión el ámbito delimitado por una Administración pública, en ejercicio de sus competencias, dentro de su territorio, de carácter continuo, y en el que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme a la clasificación de los vehículos por su nivel de emisiones de acuerdo con lo establecido en el Reglamento General de Vehículos vigente".

La puesta en marcha de esta Zona de Bajas Emisiones, que impulsa el concejal de Movilidad Sostenible Giuseppe Grezzi, con el respaldo directo del alcalde Joan Ribó, estará operativa en menos de 2 años.

La puesta en marcha de esta Zona de Bajas Emisiones, que impulsa el concejal de Movilidad Sostenible Giuseppe Grezzi, con el respaldo directo del alcalde Joan Ribó, estará operativa en menos de 2 años.

decoration

La implantación y operativa de esta ZBE de València requerirá dos elementos fundamentales. En primer lugar, un marco jurídico jurídico o conjunto de normas reguladoras que establezcan con detalle el ámbito, el alcance de las restricciones de los vehículos en función de su clasificación ambiental, así como el régimen sancionador. Dichas normas, en el ámbito municipal, se formalizarán mediante la tramitación y aprobación de la pertinente Ordenanza Municipal.

En segundo lugar, se necesita este Sistema de Gestión y Control de la ZBE dotado de un conjunto de herramientas que comprueben el respeto, por parte de la ciudadanía, de las restricciones de la ZBE (establecidas en la Ordenanza) y en caso contrario generen la documentación necesaria para el inicio de los correspondientes procedimientos sancionadores.

Este sistema completo para la gestión y control de la Zona de Bajas Emisiones a implantar en la ciudad de València viene motivado por lo establecido en la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de Cambio Climático y Transición Energética, que obliga a todos los municipios de más de 50.000 habitantes a limitar el acceso a sus cascos urbanos a los coches y motos más antiguos y contaminantes.

Este contrato licitado por más de 10, 8 millones constará de los siguientes componentes esenciales:

1) El suministro e instalación de todos los equipos a ubicar en calle que permitan controlar los vehículos que circulan por la ZBE y conocer de forma fiable los niveles de contaminación atmosférica y gases de efecto invernadero (GEI) existentes. Ello incluirá: los Puntos de Control de paso de vehículos equipados con cámaras de lectura automática de matrículas, los Sensores de Medición Medioambiental, los Paneles de información Variable, así como otros elementos complementarios. Adicionalmente la extensión de las redes eléctricas y de telecomunicaciones que permita la alimentación de estos equipos y su interconexión a la red municipal de telecomunicaciones.

2) El suministro de todos los equipos y sistemas informáticos (Hardware) a instalar en el Centro de Gestión del Tráfico del Ayuntamiento de València, y otras ubicaciones, que permitan alojar y procesar las aplicaciones informáticas, citadas en el punto siguiente, y almacenar la información apropiada.

3) El servicio de desarrollo de todas las aplicaciones informáticas necesarias (Software) para gestionar, operar y controlar los equipos existentes, tanto en calle como en interior antes referidos así como intercomunicarse con los diferentes componentes del Sistema, así como con sistemas externos.

4) El servicio de desarrollo de un Sistema Avanzado para la monitorización y control de la calidad aire asociado a la gestión de la ZBE, que permita conocer la correlación entre los patrones de movilidad y la calidad del aire. Deberá disponer de herramientas de evaluación de las distintas variables medioambientales, en función de diversos escenarios de movilidad para poder diseñar las oportunas políticas en este campo y, en su caso, comprobar la efectividad de las medidas adoptadas.

5) Una campaña de comunicación y concienciación dirigida a la ciudadanía para dar a conocer el proyecto de implantación de la ZBE y concienciar sobre la necesidad y conveniencia de la misma.

6) El resto de las actuaciones complementarias que permitan operar y gestionar la ZBE, en las condiciones adecuadas de seguridad y funcionalidad apropiadas y de acuerdo con la normativa vigente de aplicación y las especificaciones detalladas en el presente documento.

Los detalles del dónde se instalarán las cámaras y cómo funcionarán, es decir, a qué vehículos afectará, quedarán reflejados en la futura ordenanza municipal que deberá regular esta ZBE. Esta norma recibirá aportaciones de los vecinos y la oposición

decoration

Habrá 93 puntos de control de paso de vehículos

En cuanto a otros datos, ya se sabe que habrá casi 300 cámaras, 274 en concreto, para proceder a la lectura automática de matrículas distribuidas entre 93 puntos de control de paso de vehículos. La localización de estos PdC aún está por determinar.

València establecerá 5 zonas prohibidas para los coches más contaminantes. MAMontesinos

Además, se instalarán 52 sensores de medición ambiental, 44 paneles de información variable y se ofrecerá un servicio de desarrollo de todas las aplicaciones informáticas necesarias (software) para gestionar, operar y controlar los equipos existentes, así como intercomunicarse con los diferentes componentes del sistema, y con sistemas externos.

Los detalles del dónde se instalarán las cámaras y cómo funcionará el sistema, es decir, a qué vehículos afectará, quedarán definidos y reflejados en la futura ordenanza municipal que deberá regular todos los aspectos de esta ZBE. Este conjunto de normas deberán ser consensuadas con los ciudadanos y los grupos políticos municipales, como es habitual en estos procedimientos.

Compartir el artículo

stats