"No hay síntomas de eutrofización. Ninguno de los análisis trimestrales de seguimiento de la calidad del agua que realiza el Laboratorio Municipal los ha detectado". Así aseguran los técnicos municipales. Eutrofización es, para entenderse, contaminación por exceso de nutrientes, que convierte un río o lago en una masa de agua teñida de verde, plagada de microorganismos, que se comen el oxígeno y acaba con buena parte de la vida. Lo causan los fertilizantes, los excrementos, vertidos industriales, detergentes, la contaminación,

Ese es el aspecto que tiene, en estos momentos, el lago del Parque de Cabecera en algunas de sus zonas. Desde un ligero tinte verdoso a un verde oscuro. Sobre su superficie no parece pasar nada en especial. Pero el cambio de tonalidad, más propio de una piscina sin mantenimiento, no ha pasado desapercibida. Pero desde el consistorio, las explicaciones que se dan tienden a la tranquilidad. "La calidad del agua se mantiene gracias a los aireadores instalados, la sustitución semanal de parte del agua del lago por agua limpia de pozo", a lo qu hay que añadir la aplicación de "dosis de hipoclorito, que no repercuten en la fauna, en los meses de calor". Los episodios de calor y los cambios de temperatura podrían haber influido en este cambio en el cromatismo del lago.

Situaciones similares se han vivido en otras ocasiones, que entonces sí que buscaban la justificación en deficiencias técnicas. Especialmente alarmantes fueron en los años 2013 y 2014, que entonces se achacaban a los recortes presupuestarios, que dejaban sin uso la planta depuradora, problemas que, se asegura, ahora no existen.

Te puede interesar:

33

El picatort toma l'Albufera Germán Caballero

31

Así se encuentra la estación de Autobuses que será rehabilitada Germán Caballero