La Policía Local de València ha presentado esta mañana a los 181 nuevos agentes que se incorporarán a la Policía Local de la ciudad, la incorporación más potente que hace el cuerpo en las últimas dos décadas. Al acto han asistido el alcalde, Joan Ribó, y el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, quienes han coincidido en recordar que en los últimos diez años de gobierno del PP no hubo ni una sola incorporación de agentes y que cuando termine esta legislatura habrán llegado 400 efectivos de la mano del nuevo gobierno. Los nuevos agentes, además de reforzar la plantilla en términos globales, vendrán a reforzar básicamente la Policía de Barrio y el grupo GAMA de lucha contra la violencia de género, así como a reforzar las Unidades de Convivencia (UCOS), cuya labor principal es la lucha contra el botellón o el ocio descontrolado.

Los 181 policías presentados hoy entraron por turno libre en la última convocatoria de 234 agentes, y se suman a los 53 que ya entraron hace unos meses procedentes del turno de movilidad. Se trata de la promoción más grande de los últimos 25 años, y también la que más mujeres incorpora, ya que hoy se presentan 44 mujeres, que se suman a las que se incorporaron por movilidad hace unos meses.

El reto de 2015

Ribó ha afirmado que "con la incorporación de estos agentes, se cumple el reto con el cual llegamos al gobierno en 2015 de mejorar el funcionamiento del Ayuntamiento y a dar más y mejores servicio a la ciudadanía”, y ha destacado que “esta mejora suponía aumentar, entre otros departamentos, el número agentes de la Policía Local, para poder reforzar áreas tan importantes como la Policía de Proximidad y el grupo GAMA, que protege a las mujeres y contribuye a la convivencia y a hacer una sociedad más igualitaria y más justa".

“Paramos el golpe de una policía que había quedado mermada de efectivos por la falta de oposiciones”

Por su parte, Aarón Cano ha destacado que con esta incorporación “paramos el golpe de una policía que había quedado mermada de efectivos por la falta de oposiciones” y ha explicado que “estos agentes van a permitir reestructurar la Policía Local y hacerla más cercana y adaptada a las nuevas necesidades de la ciudad”.

Estos nuevos agentes van a rejuvenecer la edad media de la Policía Local, y sobre todo la de los agentes que prestan servicio en la calle. Los años anteriores a la edad de jubilación, los y las agentes pasan a segunda actividad y a desempeñar, por tanto, tareas administrativas. Por eso en tan necesario tener una proporción adecuada de agentes jóvenes, para poder prestar un servicio a la ciudadanía adecuado y cercano.

“Para este gobierno ha sido prioritario reforzar la plantilla de la Policía Local. Desde que llegamos al gobierno en 2015 hemos incorporado agentes en todas las convocatorias, algo necesario tras 10 años de gobierno del PP, en los que no se crearon plazas. Esta convocatoria sitúa la plantilla en cifras históricas”, ha subrayado la concejala de Gestión de Recursos, Lluïsa Notario.